El catedrático de Estructura Económica de la Universidad Ramón Llull de Barcelona, Santiago Niño Becerra, advirtió hoy de que la crisis económica “no acabará hasta 2020” y la situación actual es “un aperitivo”.
Niño Becerra protagonizó hoy el primer desayuno de 2010 de la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón (ADEA-Club de Marketing), celebrado en Zaragoza. En su libro El crash del 2010 defiende que lo visto hasta la fecha “sólo ha sido un aperitivo de lo que está por venir”, y así lo atestiguó durante su intervención.

“Todavía no ha pasado nada. Esto es la precrisis; desde 2007 hasta 2010 ha sido un periodo de preparación, de ir ganando tiempo a base de inyectar fondos. Ahora, cuando los fondos se agoten, vendrá la caída. Y es cuando empezará la crisis, que es sistémica –producida en el sistema y manifestada en un agotamiento del modelo– y de 10 años. Es decir, no acabará hasta 2020”, sostuvo.

Según este experto, que habla de “un segundo crack del 29”, a esta situación se ha llegado “por un agotamiento de la capacidad de endeudamiento y de un modelo que estaba basado en el crédito, que tiene un límite”. En cuanto a las soluciones, Niño Becerra consideró que “se puede salir de aquí a través de un cambio de modelo. No se puede volver a lo de antes, la solución está en lo nuevo, no en lo viejo”.

Este cambio de modelo, a su juicio debe ir hacia la eficiencia y la productividad. “Antes hemos ido a más a través del consumo, con más desperdicio y el uso ineficiente de recursos. No lo critico, pero es una vía agotada y se tiene que ir a un mayor aprovechamiento”, aseveró.

Para el catedrático, la idea fundamental es que “lo necesario es lo importante”. “Tiene que haber una reconducción. Lo bueno es que la contaminación bajará, pero el desempleo aumentará muchísimo”, apuntó.

MEDIDAS

Respecto a las medidas puestas en marcha para solventar la coyuntura económica, Niño Becerra se refirió a un refrán catalán que dice que “el que días empuja pasa los años”. “Esto es ganar tiempo, inyectar dinero e intentar posponer la decisión, porque hasta que las entidades financieras del mundo no saquen toda la porquería que tienen en sus balances, no hay manera de salir de esto”, advirtió.

En este sentido añadió que “el Fondo Monetario Internacional cada día cambia la cifra de los activos tóxicos. En España el problema adicional son los activos inmobiliarios en el balance de las entidades a un precio superior al del mercado”.

Este experto subrayó que el mundo saldrá de esta situación en forma de U, “con una caída fuerte a partir de este año y hasta 2012, un periodo de estancamiento absoluto hasta 2015 y una suave salida hasta 2020”, y preguntado sobre si no disponía de ninguna frase optimista que lanzar al auditorio, Niño Becerra repitió que “el optimismo está en el cambio”.

Además apuntó soluciones concretas, como perseguir el fraude, que se regulen e intervengan las entidades financieras, una reforma fiscal con un impuesto único sobre el gasto o un subsidio de subsistencia “porque el desempleo va a ser monstruoso”.

Asimismo animó a los empresarios presentes a unirse, coordinarse y colaborar entre ellos. “ADEA puede realizar esa labor de buscar sinergias entre vosotros, porque el individualismo se ha terminado”, concluyó.