Respecto del gráfico que vemos, un analista técnico diría que estamos en tendencia bajista y que la época de los famosos “brotes verdes” trajo un mero rebote en la estadística. En cuanto al paro, lo que hay que tener en cuenta para establecer la magnitud temporal de la crisis es la tasa histórica de creación de empleo en las buenas épocas y en base a ella establecer objetivamente que para crear el volumen de empleo que se ha destruído con más el que debe generarse por los nuevos demandantes de empleo (jóvenes por ej.) hay que estar más de 5 años creándolo a la tasa más alta, por lo que el proceso podría durar de media incluso 10.

Los números macroeconómicos podrán mostar en el futuro una recuperación e incluso un crecimiento, pero a la gente de carne y hueso le tardará mucho en llegar. Ni hablar, si a este proceso encubierto de deflación en los precios le sigue una hiperinflación que licue deuda de grupos empresarios (que presionarán por ello) y también licue deuda (bonos, letras, etc) de los estados.