UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

Un quiebro en el orden académico

Fueron unas auténticas heroínas. El empeño, la valentía y sin lugar a duda la inteligencia de estas mujeres marcaron historia. A finales del siglo XIX un buen puñado de féminas irrumpieron silenciosa pero incansablemente en un mundo entonces reservado, como muchos otros, a los varones: la enseñanza superior.

De esta forma comenzaba su intervención ayer Consuelo Flecha García, catedrática de Teoría e Historia de la Educación de la Universidad de Sevilla, que abría el ciclo de conferencias organizado por el Aula “Isabel Torres” de Estudios de las Mujeres y del Género de la Universidad de Cantabria titulado “Un siglo de universitarias en España, 1910-2010”. Con ello se conmemoraba el de la Real Orden que permitió el acceso de las mujeres a la Universidad española en igualdad con los hombres.

“Un quiebro en el orden académico: las universitarias de principios del siglo XX” era el título de esta primera ponencia de un ciclo que fue presentado por la Vicerrectora de de Difusión de Conocimiento y Participación Social, Consuelo Arranz y la directora del Aula “Isabel Torres”, Montserrat Cabré.

La profesora Flecha transmitió y contagió su admiración por esas primeras universitarias que, señaló, tuvieron que pasar por muchas dificultades para conseguir su deseo de llegar a una preparación académica y a una profesión. Eran muy pocas las que llegaron a finalizar el obligado Bachillerato, previo a la entrada en la Universidad: “Hay que tener en cuenta que durante los últimos años del siglo XIX solo había 170 alumnas repartidas en los 40 institutos que entonces había en España. En Santander sólo eras 9”.

De ellas algunas vieron cumplido un sueño, al cabo de tiempo y mucho, mucho esfuerzo, jalonado con todo un abanico de permisos: familiares, académicos, ministeriales que permitieron a estas mujeres acudir a las aulas universitarias “siempre acompañadas por un familiar. En la facultad un bedel las acompañaba por el pasillo hasta la antesala o despacho del catedrático de la correspondiente asignatura y, una vez en clases, se sentaba cerca del profesor”.

Una vez obtenido el título muy pocas lograban ejercer unas profesiones dirigidas a varones. La mayoría de ellas se inclinaban por los estudios de medicina “auque las especialidades siempre debían se “de mujeres”, como Pediatría o Ginecología, Farmacia y Filosofía y Letras.

Otras cuatro expertas completarán este ciclo de conferencias que pretende conmemorar este “hito en el progreso por la igualdad y en las dificultades de muchas mujeres. Es rescatar del olvido a muchas de ellas”, señaló en su intervención la Vicerrectora Consuelo Arranz.

En estos mismos términos la directora del Aula Isabel Torres quiso señalar estas conferencias como una celebración especial y un reconocimiento a aquellas mujeres que “nos abrieron las puestas de las aulas, los quirófanos, los laboratorios”.

El 16 de marzo Teresa Ortiz Gómez, catedrática de Historia de la Ciencia de la Universidad de Granada, ofrecerá la conferencia “Médicas y matronas: mujeres, universidad y práctica sanitaria en los siglos XIX y XX” en la que analizará las relaciones de género y los procesos de segregación en las que se inscribió la actividad de de estas profesionales.

Carmen Magallón Portolés, de la Universidad de Zaragoza, ofrecerá el 18 de marzo la conferencia “De las aulas a los laboratorios: pioneras españolas en las ciencias en el primer tercio del siglo XX”.

El 23 de marzo Pilar Ballarín Domingo, de la Universidad de Granada, disertará sobre “Los Estudios de las Mujeres, Feministas y de Género en las Universidades. Balance de más de 30 años de feminismo académico”.

El 25 de marzo Aurora Morcillo Gómez, de la Universidad Internacional de Florida (EEUU), cerrará el ciclo con la conferencia “Sexo pensante, sexo cambiante: las universitarias bajo el franquismo”.

Todas las intervenciones se celebrarán a las 18,30 horas, en la Sala Guillermo Gómez Laá, en el Edificio de Derecho y Económicas.