UNIVERSIDAD CATÓLICA SAN ANTONIO DE MURCIA

II Congreso de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, y ,

La profesora de Nutrición Humana y Dietética de la UCAM, Juana Morillas, presenta un nuevo estudio que confirma los efectos beneficiosos de la margarina, en la reducción del , frente a otras grasas alimentarias en el desayuno. La UCAM es la primera universidad española en realizar un estudio centrado en los tres tipos de grasa que los españoles consumen habitualmente en su desayuno.

En el marco del II Congreso de la FESNAD, que se está celebrando en Barcelona, la Doctora Morillas ha presentado el nuevo estudio ‘Efecto del tipo de grasa del desayuno en el perfil de lípidos plasmáticos de adultos’. Este estudio es pionero en analizar los efectos que tienen el aceite de oliva, la margarina y la mantequilla en el colesterol total, el colesterol HDL (beneficioso), el colesterol LDL (perjudicial) y los triglicéridos.

El estudio ha comparado los efectos que las grasas insaturadas han tenido sobre los lípidos plasmáticos de los participantes en este estudio, tras la ingesta de tres desayunos diferentes, uno con margarina, otro con mantequilla y un tercero con aceite de oliva virgen. La Doctora Morillas declaró que “los resultados han sido sorprendentes ya que muestran que la margarina constituye una opción muy saludable para el desayuno en lo que se refiere a la mejora del perfil lipídico del organismo, respecto a las otras fuentes de grasas consideradas en el estudio. La principal conclusión a la que hemos llegado con nuestro equipo es que la ingesta de margarina durante el desayuno favorece la reducción del LDL y el aumento del HDL en un adulto sano en el contexto de una alimentación variada y equilibrada”.

Además, el estudio muestra que, ingeridas en la misma proporción y bajo las mismas circunstancias del estudio, tanto la mantequilla como el aceite de oliva virgen no provocan cambios positivos significativos en el perfil lipídico de las participantes. Según Raquel Bernácer, nutricionista del Instituto Flora, “este estudio nos muestra, además, que un pequeño cambio en la selección del tipo de grasa ingerida puede aportar favorables a nuestra salud cardiovascular, disminuyendo el colesterol malo y el total, y aumentando el colesterol bueno.”