UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

La aportación financiera del Ejecutivo, que es de las más altas de España, permite a la UC generar una actividad que multiplica por seis las cifras económicas

La Universidad de Cantabria y el Gobierno regional realizaron ayer un balance del Contrato-Programa 2006-2009, línea de financiación cuyos resultados fueron valorados muy positivamente tanto por el rector, Federico Gutiérrez-Solana, como por la consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos. Ambos presentaron, acompañados por el director general de Universidades e Investigación, Andrés Hoyo, y el gerente de la UC, Enrique Alonso, las cifras que “avalan la actividad de la Universidad en este contrato que tiene con la sociedad para dar respuesta a sus demandas, para dar apoyo a las personas”, en palabras del rector.

La consejera señaló que el documento firmado en junio de 2006 pretendía, “basándose en la confianza mutua y en el respeto institucional que existe entre Universidad y Gobierno”, dotar a la UC de un marco financiero estable que redunde en la mejora de la calidad del servicio que ofrece. Los objetivos, según ambas partes, se han cumplido en los siete programas establecidos para dar cobertura a las siguientes líneas de trabajo: cobertura y flexibilidad financiera, plantilla de calidad ante las necesidades del Espacio Europeo e implantación de nuevas titulaciones, apoyo a la actividad investigadora, infraestructuras, integración en el EEES, mejora de los servicios de apoyo al estudiante y mejora de la calidad de la actividad docente e investigadora.

La buena valoración queda reafirmada en el compromiso que las dos instituciones tienen por poner en marcha un nuevo Contrato-Programa que dé cobertura durante los próximos cinco años, apoyando así a la Universidad en el cumplimiento de la Estrategia Universidad 2015 y en la consecución del proyecto Campus de Excelencia Internacional. Rosa Eva Díaz Teanos anunció la renovación asegurando que “se mantendrán los principios de suficiencia, eficiencia y equidad”. “La Comisión que deberá trabajar en ello ya está formada y empezará a reunirse en breve”, añadió Federico Gutiérrez-Solana.

El rector explicó que los dos principales logros del Contrato-Programa han sido la adaptación al EEES bajo parámetros de calidad y la mayor incorporación de la Universidad a los procesos de desarrollo del entorno, línea que ha culminado con la consecución del Campus de Excelencia Internacional, “un éxito de todos” que supone “crear una región de conocimiento, con una universidad claramente competitiva y con una sociedad arropando ese proyecto”. “Tenemos la oportunidad de seguir trabajando en esta línea, ya que Cantabria Campus Internacional es un entramado de 17 instituciones, incluida una universidad como la UIMP, trabajando en la adecuada gestión del conocimiento”, recordó Gutiérrez-Solana.

Según el rector, los indicadores económicos “avalan esa apuesta por las personas”, haciendo referencia a la estabilización de investigadores, que se ha logrado con una inversión total, a través de dos programas, de más de 3 millones de euros. Las cifras se traducen en la contratación de 25 investigadores, la estabilización de 58 profesores en formación, la creación de 31 nuevas plazas para la titulación de Ingeniería Informática, 55 de profesor ayudante, otras 23 de asociado y 18 más para el Máster de Formación del Profesorado de Educación Secundaria.

INVERSIÓN RENTABILIZADA

La inversión en equipamientos también ha sido importante, según destacó Federico Gutiérrez-Solana, con 20 millones de euros destinados al mantenimiento de infraestructuras. Además, cuatro millones han permitido desarrollar programas de generación de cultura sobre las nuevas metodologías docentes basadas en el estudiante y la inversión en becas de intercambio y movilidad de estudiantes se ha multiplicado por 3,8. “El análisis de los resultados obtenidos permite concluir que todo se rentabiliza y consolida a nuestra universidad como motor de la sociedad”, dijo el rector.

Año a año, el Contrato-Programa ha ofrecido una base financiera que se ha incrementado notablemente, con un crecimiento del 22,33 por ciento desde 2006 a 2009, pasando de 61 millones de euros en el primero de dichos ejercicios a los 74,6 millones transferidos en 2009. “Es una de las aportaciones más altas que realiza una autonomía a una universidad en nuestro país”, afirmó Gutiérrez-Solana, quien señaló que esa inversión se multiplica después por seis, ya que en base a ella la UC es capaz de generar una actividad que asciende a 500 millones de euros.

“Además, 6.500 personas han sido empleadas en este entorno en el que la Universidad actúa, lo que supone un 2 por ciento de la economía regional”, dijo el rector. Federico Gutiérrez-Solana agradeció a Cantabria su confianza en la institución académica que dirige, que es la de mayor proporción de gasto total por estudiante en relación al PIB por habitante de la comunidad, y destacó también la contribución de la UC a la investigación cántabra. En 2008, la Universidad representó el 42 por ciento del gasto en investigación en Cantabria y, si se tienen en cuenta además los proyectos en colaboración con empresas e instituciones, superaría el 85 por ciento.