UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

El , uno de los coordinadores del proyecto, estudia una de las ocho zonas costeras elegidas como casos piloto: la bahía de Santander

Veinte expertos de diferentes países del Proyecto Theseus se reúnen esta semana en la Universidad de Cantabria para buscar estrategias de adaptación a los efectos adversos del en las zonas costeras vulnerables. El encuentro de este consorcio investigador coordinado, entre otras instituciones, por el (IH Cantabria) se desarrollará hoy y mañana en la Escuela de Ingeniería de Caminos Canales y Puertos.

Durante estos dos días los investigadores analizarán los ocho casos que se han tomado como zonas de estudio. La bahía de Santander y su entorno es una de esta zonas en las que se desarrollará la metodología para evaluar los posibles efectos del cambio climático en las zonas costeras y se analizarán las medidas de adaptación aplicables. Por ello, en estos momentos, el trabajo que se está llevando a cabo en el IH Cantabria se centra fundamentalmente en analizar la evolución histórica de las dinámicas (nivel del mar, marea meteorológica, oleaje, corriente, viento, etc.) relacionadas con este fenómeno y en obtener las proyecciones futuras de las mismas. A partir de este punto, se podrá determinar cuáles van a ser los impactos en la costa en términos de inundación, erosión, afección a las infraestructuras y a los ecosistemas, entre otros.

Paralelamente, varios grupos participantes en Theseus trabajan en propuestas que contribuyan a mitigar los previsibles impactos. En este sentido, el proyecto está prestando especial atención a soluciones tecnológicas innovadoras respetuosas con el medio ambiente.

El primer objetivo del Proyecto Theseus, que cuenta con la participación de treinta y tres socios de dieciocho países, es aumentar la información disponible sobre la posible evolución de las dinámicas costeras para poder evaluar cuantitativamente los riesgos potenciales derivados del cambio climático. Para ello, es necesario desarrollar las mejores bases de datos posibles, así como metodologías y herramientas bien sustentadas científicamente.

En segundo lugar, se analizarán de forma genérica diferentes medidas y estrategias de adaptación describiendo su aplicabilidad y su sostenibilidad ambiental y económica. Con ello, se deberían diseñar y poner en marcha un plan de seguimiento temporal de aquellas medidas de adaptación que mejor respondan a las problemáticas locales.

Theseus finalizará en 2013 incluyendo entre sus productos finales un software que integre las herramientas y metodologías desarrolladas que habrá sido probado en, al menos, tres de las ocho zonas piloto, Santander entre ellas.