UNIVERSIDAD DE

En su carta de esta semana invita a “dejarse abrazar por Jesucristo en

El de Valencia, monseñor Carlos Osoro, recuerda en su carta de esta semana que “lo que quiere y desea la con todas las celebraciones, actos y procesiones de Semana Santa es evangelizar, provocar el encuentro y comunicación de amor con Dios”.

Además, insta a que la predicación de la Iglesia no se quede “en la simple narración de la historia sagrada”, pues “más que sucesión de los hechos lo que importa es el entramado que les da unidad, el resorte y el móvil más profundo de su realización histórica. Y este no es otro que `el amor con que Dios ama al hombre´”, destaca el prelado, citando también a San Agustín.

Más adelante expresa monseñor Osoro la centralidad total de Jesucristo porque “en Él converge todo y cuanto es valor humano, todo tiene cabida en Él: la cultura, el arte, la política, la economía, el deporte, todas las realidades terrenas deben ser asumidas por el misterio de la Palabra”, subraya el arzobispo que considera que, precisamente, “aquí se encuentra la base más sólida para una inculturación de la fe”.

En su carta, que titula “En la Semana Santa, déjate abrazar por Jesucristo”, el titular de la archidiócesis de Valencia considera que “el ser humano lo que necesita en este tiempo es experimentar en lo más profundo de su existencia que Dios le ama con entrañas de misericordia”. Por ello, exhorta a que “dejémonos abrazar por este Dios” y añade que “estoy seguro de que al sentir este abrazo, nos comprenderemos a nosotros mismos, a los demás, y entenderemos todos los aconteceres de esta historia, dando al Señor una respuesta sincera, abierta y leal”.

Más adelante, monseñor Osoro se dirige personalmente a cada uno de los fieles diocesanos: “No lo olvides, tu vida y la mía están inscritas en una historia hermosa de salvación. Quizá no lo quieras o no lo puedas ver en este momento de tu existencia pero te lo aseguro, esa historia de salvación solamente se puede descubrir en el encuentro con Jesucristo, al que te invito”.

Se refiere luego a cómo es Dios quien sale al encuentro del hombre y, así, exclama en su carta el Arzobispo “¡qué provocación más grande es ver como la iniciativa es siempre de Dios! Quien sigue actuando en nuestros días, en el tiempo de la Iglesia y del Espíritu es Dios” . De igual modo, “¡qué fuerza tiene decir estos días de Semana Santa, que por nosotros los hombres y por nuestra salvación, Cristo Jesús, el Hijo de Dios, se encarnó, padeció, murió, resucitó, envió su Espíritu y vive en la Iglesia!”

Concluye su carta el prelado indicando que “solamente en Dios puede el ser humano superar los dos mayores obstáculos que impiden su salvación: la muerte como inquietante frontera de la nada y el pecado como auténtica evasión y alarde absurdo de autosuficiencia humana”. En realidad, “Dios viene al hombre por Cristo para establecer con nosotros una comunidad de amor”. Por ello, finaliza su carta monseñor Carlos Osoro reiterando su invitación personal: “en esta Semana Santa déjate abrazar por Jesucristo y entra en esa comunidad de amor, desde donde leerás la historia del mundo y tu propia historia como historia de salvación”.