Sin piedad, no pudo la sobreventa frenar la caída. Hubo algo de volatilidad por los 10.700 y hay una gran divergencia alcista horaria, pero se han perdido los 10.700-10.690 y ahora el índice está en el aire, puede pasar cualquier cosa. Hay que esperar el cierre para verificar si las caídas pueden agravarse en próximas jornadas o si se solo han hecho saltar el stop a los alcistas.