Desplome final en el Ibex en la última media hora, llegando a los 10.500 y a un- 4,19%, zona clave que si mañana se pierde puede pre-anunciar el final del rebote nacido el 5 de febrero. Pánico al contagio griego, que ya está sobre la mesa con el ataque especulativo de hoy sobre Portugal, la próxima es obviamente es España.

El contado del Ibex en 10.480 cierra en el último punto del día, e increíblemente siguen persistiendo divergencias alcistas, que hoy no han funcionado en lo absoluto. Los rebotes fueron muy pequeños. Nuestro temor es sobre la en general si los problemas de la deuda, (especulación y ataque de un puñado de manos fuertes), puede realmente convertirse en un problema para España ya que se ha demostrado que no hay plan político de contingencia o lucha contra los especuladores que están convirtiendo un problema a largo plazo en un problema urgente. Es la materia pendiente de la Unión Europea que debe articular acuerdos políticos en un mundo que ha cambiado y cuyas guerras se desarrollan de forma más moderna.

No damos perdido el rebote porque pensamos que falta una onda al alza y aún puede mantenerse la idea de una cuña en este rebote ya que cerramos por la zona de la directriz alcista produto de unir los mínimos del 5 de febrero y 25 de febrero. Tenemos una bajsita muy definida que es la que debe guiar los próximos movimientos, salvo debacle porque las cosas siempre pueden estar peor.

El se encontraba en los 11.073 al cerrar el Ibex en subasta.