UNIVERSITAT DE VALENCIA

Los trabajos han sido desarrollados por el Institut Valencià de Conservació i Restauració de Béns Culturals

El conseller de Gobernación, Serafín Castellano, ha entregado ayer al , , un del siglo XIV de Els Furs de Valencia, otorgados entre los reinados de Jaume I y Martín I, tras concluir su proceso de restauración por el Institut Valencià de Conservació i Restauració de Béns Culturals, (IVC+R).

El códice, junto a otro conservado también en el Archivo y Biblioteca de la Catedral de Valencia, fue cedido por el Arzobispado a la Generalitat para la realización de la exposición de ‘Els Furs. La Identitat d’un poble’, que se desarrolló en 2009.

Los trabajos de restauración, que se han prolongado durante tres meses, han consistido en la incorporación de una “veladura con papel japonés muy fino y adhesivos termoplásticos”, en las zonas más afectadas, en la fijación de tintas así como en la eliminación de grasas y la recuperación de partes desgastadas por insectos xilófagos, según ha indicado ayer a la agencia AVAN Carmen Pérez, directora del IVC+R.

El proceso, que se ha centrado tanto en la encuadernación como el cuerpo del manuscrito, ha sido “complejo” ya que se prefirió “no desencuadernar todo el libro”, y “las tintas ferrogálicas estaban muy oxidadas y habían perforado el papel”, ha añadido.

Según Carmen Pérez, en un año han sido restaurados los tres libros del Furs que hay en Valencia: los dos de la Catedral, el que está escrito en latín, y éste en valenciano, y el que hay en el Ayuntamiento, escrito también en valenciano.

Por su parte, el conseller Serafín Castellano ha asegurado que “recuperar el patrimonio histórico-artístico es una misión fundamental en la que la Generalitat está poniendo todo su empeño”. Igualmente, ha expresado el “valor incalculable desde el punto de vista jurídico y sentimental para todos los valencianos” de estos códices. Se trata de “uno de los documentos más importantes y representativos que existen para la historia del pueblo valenciano”, ha añadido.

Tras la entrega del libro, de 269 hojas con un total de 20 cuadernillos, el Arzobispo ha agradecido a la Generalitat esta restauración “porque, además de la conservación del patrimonio, que es muy importante, para un pueblo es esencial conservar la historia para hacer presente y para despegar hacia el futuro”. Según monseñor Osoro, estas restauraciones suponen “no solamente la recuperación del patrimonio, sino crear el futuro de un pueblo”. (AVAN)