UNIVERSIDAD PONTIFICIA DE COMILLAS

La y la Plataforma de la organizaron una Jornada sobre Pobreza y Exclusión Social de la

La Jornada sobre Pobreza y Exclusión Social de la Infancia, organizada por la Cátedra Santander de Derecho y Menores, de la Universidad Pontificia Comillas, y la Plataforma de Infancia, ha puesto de manifiesto la escasa visibilidad de la pobreza infantil en nuestra sociedad y, en particular, en las .

Un ejemplo evidente de esta laguna la ofrece el Plan Nacional de Acción para la Inclusión Social, que recoge las directrices de la Unión Europea para la protección y promoción de los derechos de la infancia, que se limita a una exposición generalista, como señaló en su intervención Clara Martínez García, profesora de la Facultad de Derecho (ICADE). Este plan de la Administración española tiene una doble dirección estratégica, la inclusión activa y el análisis del impacto de la inmigración y del envejecimiento de la población, pero las menciones a la infancia en particular son escasas y puntuales, aunque sin perjuicio de que la mejora de las condiciones de los menores sea un objetivo transversal.

Graciela Malgesini, Responsable de Incidencia Política de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en España, señaló que “hay diversidad de políticas para la infancia, pero están dispersas y son poco efectivas”, y puso de manifiesto que, entre las organizaciones que trabajan directamente por la inclusión social, no hay ninguna que se dedique en exclusiva a los menores. Desde una perspectiva institucional, Álvaro Renedo Zalba, asesor del Gabinete de la Secretaría de Estado para la UE, manifestó que las líneas generales de la presidencia española del Consejo de la Unión Europea y la propia estrategia Europa 2020 prevén la necesaria protección de los sectores más desfavorecidos y vulnerables, pero reconoció que la denominada “Estrategia de la Unión Europea sobre los Derechos de la Infancia”, propuesta en 2006, está paralizada.

“El modelo de bienestar español adolece de déficits importantes en la protección de los menores, lo que explica la persistencia de niveles elevados de pobreza”, aseguró Carmé Gómez Granell, Directora del CIIMU-Instituto de Infancia y Mundo Urbano, quien también propuso un debate sobre el reequilibrio generacional de las prestaciones. De sus investigaciones recientes, destacó que las tasas de pobreza alta y severa son significativamente mayores en las primeras etapas de la vida y que el riesgo de exclusión económica es especialmente elevando en parejas jóvenes con tres o más hijos pequeños y en familias monoparentales.

Olga Cantó Sanchez, profesora de Economía, de la Universidad de Vigo, llamó la atención sobre el estancamiento del gasto social en menores que se produjo en España durante la década de los 90 y mostró como, pese al crecimiento que tuvo desde comienzos del siglo XXI, hoy se mantiene por debajo de la media de la UE. En esa misma línea coincidieron Francisco Lorenzo J. Gilsanz, Secretario Técnico de la Fundación Foessa, y Conchi Ballesteros Vicente, Responsable de Programas de la Plataforma de Infancia, para quienes, a pesar del progreso económico vivido en España hasta 2007, nuestra tasa de pobreza infantil fue de las más elevadas de la UE, hasta el punto de que alcanzaba a uno de cada cuatro niños. Hasta 2005, el gasto social en España se ha ido reduciendo con relación a Europa hasta ocupar el último puesto en prestaciones sociales, y un 44 por ciento de la población vivió algún periodo de pobreza antes de 2008, en plena situación de riqueza económica. La crisis ha agudizado la situación y, a la espera de conocer datos debidamente contrastados, se sabe que la demanda de ayuda a las organizaciones asistenciales por parte de las familias se ha incrementado en un 40 por ciento.

La jornada fue inaugurada por el Presidente de la Plataforma de Infancia, Francisco Lara, al que acompañaban el Director General de Política Social, de las Familias y de la Infancia, del Ministerio de Sanidad y Política Social, Juan Carlos Mato Gómez, y el Vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación, de Comillas, Julio Martínez, quien afirmó que será preciso que los derechos humanos universales alcancen a todos más allá de la mera formalidad del derecho, y recordó que esta jornada se inscribe en el ciclo de encuentros entre la Plataforma de Infancia y la Universidad Pontificia Comillas.