UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Melvin Sáenz Biolley afirma en la Universidad de Navarra que la situación geográfica de la región favorece este problema

“La política de represión militar no acaba con el problema del en Centroamérica”. Así lo aseguró Melvin Sáenz Biolley, de en España, durante una conferencia pronunciada en la Universidad de Navarra a la que fue invitado por la comisión del Año Temático sobre América Latina de la Facultad de Filosofía y Letras.

“EE. UU. ha aplicado una política de lucha con fuerte presión militar que no ha tenido éxito. A medida que el combate ha ido avanzando por diferentes países, la distribución de la droga ha ido desplazándose también”, destacó. Asimismo, afirmó que “si esta actuación no se acompaña de una política de reducción de consumo, no hay nada que hacer”.

Por otra parte, el embajador apuntó lo siguiente: “La situación geográfica de Centroamérica también favorece este problema. La región es un puente natural tanto para el comercio legal como para el ilegal”. En este sentido señaló que “hace algunos años esta zona era simplemente un punto de trasiego”, pero que “actualmente se ha convertido, además, en un área de distribución de estupefacientes”, según sus palabras.

Creatividad y apoyo internacional

El embajador propone “incentivar planteamientos creativos para resolver el problema, ya que la solución de ‘mano dura‘ no ha resultado exitosa”. También aludió a las difíciles circunstancias que agravan la situación en estos países: “Mientras tengamos crisis, desigualdad social y sistemas políticos débiles, no podremos erradicarlo completamente, por lo que necesitamos un gran apoyo internacional”.

Melvin Sáenz Biolley ingresó en el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica en 1982. Ha desempeñado diversos cargos diplomáticos, entre ellos los de asesor del Ministro, director general de Política Exterior, embajador alterno en las Naciones Unidas, delegado de Costa Rica en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y cónsul general de Costa Rica en Cuba. De 2001 a 2007 fue embajador de Costa Rica en Colombia, país que al término de su gestión le condecoró con la Orden de San Carlos. En 2007 fue nombrado embajador en España.