UNIVERSIDAD DE CÁDIZ

El proyecto de la UCA, en la estación municipal gestionada por aqualia, está financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación y se ejecutará en tres años

El viernes 23 de abril tuvo lugar la segunda reunión de seguimiento del proyecto de investigación basado en Utilización de para la eliminación de nutrientes de y producción de Biocombustibles, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación en el marco del VI Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica 2008-2011, a través del subprograma de Proyectos de Investigación Fundamental.

Este encuentro, que comenzó con una visita al fotobiorreactor piloto de la EDAR de Arcos de la Frontera, ha contado con la presencia de Josefa Caro, alcaldesa de Arcos de la Frontera; del profesor José Antonio Perales Vargas-Machuca, investigador principal de proyecto; Antonio Llergo, jefe del servicio de Aqualia en Arcos; y diversos representantes de las entidades que han apoyado esta iniciativa en calidad de Entes Promotores Observadores del mismo (Iberdrola, Aqualia, Bio-Oils y Bovedillas Cerámicas Andaluzas S.A.).

A lo largo de la presentación, Perales, perteneciente al grupo de investigación TEP-181: Tecnología del Medio Ambiente de la UCA, mostró los avances conseguidos durante el primer año de ejecución del proyecto, unos resultados preliminares obtenidos en el laboratorio y gracias al trabajo coordinado que se ha llevado a cabo con los principales responsables de los departamentos de I+D de las empresas mencionadas con anterioridad.

El estudio que se está ejecutando tiene como objetivo principal analizar las posibilidades de integración de un proceso de eliminación de nutrientes mediante el cultivo en fotobiorreactores de especies de microalgas de elevado contenido en aceites, en el tratamiento de aguas residuales urbanas. De esta forma, lo que se persigue no es sólo estudiar la posibilidad de incrementar la eficacia del proceso de depuración, sino reducir los costes de tratamiento mediante la producción de una biomasa con elevado valor como materia prima para la producción de energía. Además de ello, los investigadores que forman parte de este proyecto pretenden realizar un balance de CO2 (huella ecológica), y es que al tratarse de un proceso que utiliza productores primarios (microalgas) éste es consumidor del gas de efecto invernadero.

Para entender mejor este proyecto el profesor Perales aseguró que “la idea es utilizar fotobiorreactores donde se cultivan las microalgas, con el objetivo de eliminar nitrógeno y fósforo que son dos de los contaminantes presentes en el agua residual”. De esta forma, “además de dedicarnos a depurar las aguas residuales, pretendemos obtener un producto valorizable, como la microalga, que puede servir de materia prima para la elaboración del biodiesel”. Una iniciativa que, de funcionar como proyecto tecnológico, tras observar “durante tres años si existe viabilidad técnica y económica en este proceso, hemos pensado en la posibilidad de generar una Spin Off, es decir, una empresa relacionada estrechamente con la UCA que puedan explotar esta tecnología que estamos desarrollando”.

Por su parte, la primera edil de Arcos señaló que “todo aquello que se haga para contribuir a la mejora del medio ambiente es fundamental y este proyecto aporta iniciativas que pueden redundar su mejora”.

Con su apoyo e implicación en este novedoso proyecto, las instituciones y entidades implicadas demuestran su interés por el avance de la ciencia y su compromiso en la innovación y desarrollo de nuevas tecnologías y procesos que colaboren al progreso en la gestión del agua.