UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– El congreso abordó nuevas herramientas para predecir cómo se comportan los materiales granulados, del tipo de la sal, el trigo o las

Más de 30 físicos de toda España se han congregado en la Universidad de Navarra en la 3ª Reunión de la Red de de sistemas fuera del equilibrio. El objetivo del encuentro era profundizar en las últimas herramientas para predecir el comportamiento de compuestos formados por un gran número de partículas -como la sal, el trigo o las nanopartículas en un fluido- que pueden actuar de forma muy similar aunque a escalas diferentes.

El encuentro, clausurado hoy, ha sido organizado por el Grupo de Medios Granulares de la Facultad de Ciencias. En él han participado también docentes de la Universidad Pública de Navarra, el Centro Tecnológico Cemitec, así como otras instituciones académicas y de investigación españolas.

Sus expertos mostraron diversos avances en el análisis del comportamiento de estos compuestos y, en especial, las posibles interacciones que puedan existir entre ellos con el objetivo de optimizar los recursos con los que cuentan los laboratorios.

La reunión de la Red, financiada por el Ministerio de Ciencia e Innovación, se estructuró en conferencias centradas en posibles desarrollos futuros de estas tecnologías que, según explica el profesor del departamento de Física y Matemática Aplicada del centro Académico Diego Maza, “podrían servir para evitar atascos en los silos de trigo o de sal, o atascos en una manifestación e, incluso, en una carretera”.

Grabaciones de ultra alta velocidad

“En este sentido”, añade el físico, “en la Facultad de Ciencias hemos trabajado en la creación de herramientas de software de cálculo avanzado en sistemas de muchas partículas, que permitirían predecir la formación de atascos en silos o el diseño de nuevos materiales estructurados como el cristal, con distintas propiedades ópticas”.

Asimismo, el grupo de investigadores de la Universidad de Navarra ha participado en el desarrollo de grabaciones de ultra alta velocidad, “con aplicaciones, por ejemplo, en las explosiones que se producen en los lugares de almacenaje de cereales, con la finalidad de conocer cómo y por qué existen estos problemas”, concluye Diego Maza.