UNIVERSIDAD DE MÁLAGA

El actor, director y malagueño ha sido investido hoy por la Universidad de Málaga en un acto celebrado en las ETSI de Informática y Telecomunicación.

El reconocido artista recibió los atributos que le corresponden por tal distinción -el título, el birrete, los guantes, el Libro de la Ciencia y el anillo- de manos de la rectora, Adelaida de la Calle, quien se mostró muy emocionada por “reconocer la obra dilatada y meritoria del más internacional de nuestros actores y por ende, de la propia profesión de actor”.

El nuevo Doctor Honoris Causa agradeció el nombramiento -auspiciado por la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UMA y apadrinado por el profesor Carlos de las Heras- e hizo un repaso de su trayectoria, desde que comenzó a ver películas en el Echegaray hasta el momento actual, en el que la dirección ocupa muchas de sus aspiraciones y en el que tiene entre manos una tercera película ambientada en Málaga.

Antonio Banderas dedicó gran parte de su discurso a sus primeros momentos en el mundo del cine y del teatro, desde sus primeros intentos de emular a sus héroes favoritos dentro de sus juegos infantiles a sus pasos en el teatro amateur, a los que llegó tras tomar clases con la actriz malagueña Guillermina Soto. De ahí a Madrid, “con 15.000 pesetas en el bolsillo y una maleta cargada de expectativas”.

también ocupó un lugar destacado en las palabras que dedicó Banderas al Auditorio, desde sus primeros contactos hasta su colaboración en destacadas películas y su conexión en Hollywood. Precisamente el próximo proyecto de Antonio Banderas en cine es en una película del director manchego.

El teatro de la vida

El doctorando aprovechó la oportunidad para agradecer el reconocimiento a la Universidad de Málaga. “Esta Universidad me abre hoy los brazos para darme un título que no sé si merezco, pero que acepto aunque sólo sea por la oportunidad que me dan de dirigirme a todos los jóvenes que aquí se preparan para el gran teatro de la vida”, señaló.

Al mismo tiempo pidió permiso para decir: “fuera de los muros de esta sala son ellos (los alumnos) el alma verdadera de la universidad: que sueñen sin límites, amad profundamente aquello que hayáis decidido hacer, creed en vosotros mismos, creed que hay grandes satisfacciones en la dificultad, que el éxito es un estado intimo y personal, no os detengáis ante los “profetas” de bocas grandes y corazones pequeños, los “sabios” del no, los reyes de la perfección para los que todos los demás somos sospechosos, o esos individuos que han hecho de la subjetividad un negocio, no perdáis un segundo, ni un gramo de energía con aquellos que dicen estar en posesión de la verdad, de las soluciones, pero que nunca se implicaron, ni les salpico jamás el reconfortante liquido del error tras el intento fallido”.

“Porque un día -prosiguió- volveréis la vista atrás y contemplaréis, como hago yo ahora, a todos los que se cruzaron en vuestro camino, miles de caras, de almas, y todas ellas serán un espejo en el que se reflejará aquello que vosotros habéis representado para ellos, que reflejará lo que habéis sido y lo que sois, y os daréis cuenta de que uno es lo que es sólo en relación de lo que uno significa para los demás, y de que la vida, cuando uno tiene la fuerza y la fortuna de sacarla de los miserables rincones del yo, es una escalera construida con los peldaños de los que vinieron antes que tú, y de que quizás la misión, la verdadera misión, es dejar tus peldaños para que puedan ser usados por los que vendrán después”.

Por su parte, la rectora, Adelaida de la Calle, se refirió a los orígenes del cine vinculados a los descubrimientos científicos “y a la aplicación de las investigaciones de Edison, Dickson y los hermanos Lumiere al movimiento y proyección de las imágenes fijas”. “El cine es el gran escenario mediático y social en el que confluye el Arte con la Ciencia al servicio del entretenimiento”, indicó.

Reconocimiento al cine

“La Universidad de Málaga se suma con el doctorado honoris causa de hoy al reconocimiento académico del cine con mayúsculas, de sus directores, de sus actores… al conjunto de esta industria del arte. Y lo hace reconociendo la labor de un actor, director y productor malagueño: Antonio Domínguez Bandera, que nos ha llegado por el curso del tiempo y se incorpora a una institución centenaria que sabe que los actores ya existían en la Grecia Clásica”, sentenció De la Calle.

“Porque el cine es realidad y a la vez deseo, es la posibilidad de reflejar lo más íntimo y lo más luminoso de nosotros, de hacernos pensar, añorar, creer, querer, viajar en el tiempo y en la distancia. A Alabama, a México o más cerca, al Camino de los Ingleses”, añadió la rectora, que añadió que el nuevo Doctor llega a una Universidad “que ya trabaja para ofrecer una nueva titulación de Estudios Cinematográficos. Y en esto, Málaga es de nuevo una Universidad pionera, la primera pública de España que se ofrece para implantar unos estudios de este tipo”.

También ensalzó la rectora la figura del nuevo honoris causa al enfatizar que los mencionados estudios sobre cine “ponen su primera piedra con el reconocimiento al Cine y a la figura Antonio Banderas. Y lo hace en la seguridad de que su ejemplo y su trabajo serán para esos alumnos de cinematografía, un acicate de futuro”.

El padrino del doctorando, por su parte, hizo un repaso de la biografía de Antonio Banderas y justificó la propuesta del Departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de Málaga en su amplio currículum como actor, productor y director, así como sus méritos relacionados con su faceta humana y su trabajo por y para Málaga.

“Como profesor de Comunicación explico a mis alumnos la importancia de la imagen. Siempre les hago hincapié en los valores, en lo que va más allá de la marca. Hoy, la imagen de Antonio Banderas ha sobrepasado los márgenes de la pantalla. Se ha convertido en un embajador de lo malagueño, de lo andaluz. Y por ende, de lo español, de lo europeo”, destacó De las Heras.

Por tanto, el padrino señaló que Banderas es “hoy por hoy un icono de la Málaga del Siglo XXI. Hablar de él es hablar de esfuerzo, trabajo, constancia, talento, excelencia… Por ello solicito que le sea otorgado el supremo grado de Doctor Honoris Causa por la Universidad de Málaga”, concluyó.