UNIVERSIDAD PÚBLICA DE NAVARRA

El tema elegido en esta competición ha sido la necesidad de potenciar la enseñanza pública o privada
El Salón de Plenos del será escenario mañana martes, 18 de mayo, de la final de una Liga de Debate en la que han participado casi 300 estudiantes del Grado de Maestro de la Universidad Pública de Navarra. Cuatro equipos disputarán esta final (dos en la modalidad de castellano y otros dos en la de euskera), en la que tendrán que defender si los poderes públicos deben potenciar la enseñanza pública o la privada. La competición dará comienzo a las 11 horas en el hemiciclo de la Cámara Foral.

Esta iniciativa forma parte de la asignatura Instituciones Educativas que se imparte en el primer curso de esta titulación y pretende que los estudiantes conozcan la fundamentación teórica de la red pública y privada, localicen información complementaria sobre el tema, y sepan exponer y defender los principales argumentos que sustentan su existencia. De esta forma, se busca que los estudiantes puedan obtender una serie de habilidades y competencias que el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) considera obligatorias para obtener el título.

“¿Qué tienen que hacer los poderes públicos a comienzos del siglo XXI: potenciar la escuela pública o potenciar la escuela privada?”. Ésta es la cuestión a la que han tenido que responder los estudiantes de los dos Grados de Maestro de la UPNA. La competición se ha disputado en las dos últimas semanas a través de una fase clasificatoria, cuyos primeros clasificados han disputado este mediodía la semifinal en la Universidad Pública de Navarra.

La dinámica del torneo ha sido muy similar a la de la . Los equipos han estado compuestos por entre cuatro y cinco miembros. De ellos, uno ejerce como capitán, dos actúan como oradores y, el resto, son investigadores. En los debates, los equipos que se enfrentan defienden posturas opuestas, que se sortean minutos antes del inicio del enfrentamiento. La organización del debate ha previsto dos turnos de intervención de tres minutos por cada equipo y otros dos minutos para exponer las conclusiones. Además, cada equipo puede interpelar al orador del equipo contrario durante la exposición con el fin de realizar observaciones, preguntas y comentarios.

La valoración del jurado

En su veredicto, el jurado valora, entre otras cuestiones, la variedad de argumentos, los recursos externos del orador, la naturalidad y expresividad, el lenguaje variado y apropiado, el uso adecuado de los turnos, la agilidad de las respuestas o la actitud que mantenga el equipo durante el debate. Uno de los miembros del jurado actúa como juez principal, al que cada equipo debe comunicar la función de sus miembros en cada uno de los debates y que tiene la potestad de llamar la atención o expulsar a los estudiantes que se comporten de una forma indebida.