UNIVERSIDAD DE JAÉN

de la Universidad de Jaén están desarrollando nuevas técnicas para el de la , a través de la entonación. El de la Universidad de Jaén Nicolás Gutiérrez Palma, perteneciente al grupo de investigación y de la , estudia las dificultades de aprendizaje específicas de la en el proyecto Prosodia, habilidades metalingüísticas y aprendizaje de la , que se realiza en colaboración con la Universidad de Granada, y que ha sido subvencionada por el Ministerio de Educación y Ciencia.

El objetivo principal de la investigación consiste en afirmar la relación entre la capacidad de pensar en la prosodia del habla, es decir la entonación que se le da a la lectura o las pausas en el transcurso de la misma, y el aprendizaje de la lectura. Según explica Nicolás Gutiérrez, “esta relación existe, y para que los niños aprendan a leer mejor se les debe de enseñar de una forma menos fría, más cantarina, insistiendo en la entonación y en los acentos de las palabras, como si se les estuviera contando un cuento, usando un tono más cálido”.

Para realizar el estudio, el que también ha participa la investigadora Mª Uclés Galera en la UJA, han trabajado con niños de edades comprendidas entre los 7 y 12 años de los colegios Cristo Rey, Almadén y Carmelitas, de Jaén, y con alguno de la provincia de Granada, a los que les han aplicado una serie de tareas por ordenador, en la que los niños tenían que pensar en la prosodia del habla y utilizar su habilidad para leer. “Comprobamos que los niños que mejor utilizan la tilde para leer o escribir son los que mejor piensan en ella. Ello sugiere la posibilidad de que si se les entrena la capacidad de pensar en los acentos de las palabras mejore el aprendizaje de las reglas para el uso de la tilde”, comenta el profesor de psicología de la UJA. De esta manera, los alumnos de Primaria ya no pensarán solo en las palabras, si no en algo más, la prosodia. “En general, si se entrena la percepción de la prosodia cabe la posibilidad de que los niños aprendan más rápido los aspectos prosódicos de la lectura, no sólo el uso de la tilde, sino también de los signos de puntuación, e indirectamente la comprensión lectora”, explica Gutiérrez Palma.

Por el momento, este grupo de investigadores está analizando los datos obtenidos de las pruebas realizadas, para poder desarrollar a continuación técnicas específicas para entrenar la prosodia y de esta manera mejorar el aprendizaje de la lectura. “Lo ideal sería que estas técnicas se adaptaran para poder ser utilizadas en los colegios y, unidas a los métodos ya existentes, se convirtieran en un nuevo método de enseñanza”, concluye.

Esta investigación fue presentada en los Jueves Con ciencia, actividad divulgativa que realiza el Departamento de Psicología para dar a conocer las investigaciones de esta área.