UNIVERSITAT JAUME I

A finales de julio está previsto el inicio de las obras del segundo edificio de , un proyecto ejecutado por la Oficina Técnica de Obras y Proyectos (OTOP) de la Universitat Jaume I, bajo encargo del Vicerrectorado de Infraestructuras, que con una superficie total construible de 9.702,92 m² y ubicado justo detrás del actual edificio 1 albergará a empresas en fase de crecimiento o grow-up. El presupuesto total del edificio financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación asciende a 11.715.677 €.

El Centro de Intercambio de Conocimiento e Innovación está destinado a acoger a aquellas empresas del parque que tras superar sus primeros tres años de vida en el edificio incubadora espaitec 1 sigan creciendo. Asimismo, se instalarán empresas de base tecnológica externas con un alto componente científico y tecnológico que quieran estar conectadas al entorno de conocimiento e innovación de la Universitat Jaume I. Los primeros espacios, cuya ocupación está prevista para finales del 2011, están destinados a todas aquellas empresas grow-up de espaitec que en la actualidad se encuentran en el edificio de Investigación I de modo temporal.

Debido a la diversidad de tipologías de empresas que pudieran instalarse en el nuevo edificio se han identificado las siguientes necesidades funcionales: empresas con necesidad de taller, empresas con necesidad de laboratorios y empresas sin necesidad de instalaciones específicas. De este modo, el edificio contará con 12 locales, 4 talleres y 4 laboratorios, todos ellos con zonas administrativas distribuidos en 7 plantas. El sótano dispondrá de parking y pequeños almacenes para las empresas. En la planta baja y la primera planta se instalarán los laboratorios y talleres. La segunda planta ha sido concebida como el espacio común del edificio donde habrá 4 salas de reuniones, una zona de descanso, una sala vending así como dos terrazas ajardinadas, una vinculada a la zona de descanso y otra a la sala multiusos. La tercera, cuarta y quinta planta están destinadas a oficinas. Por último, la planta de cubierta contendrá las instalaciones del edificio donde se hallarán los paneles fotovoltaicos, las maquinas de climatización y ventilación y la góndola destinada a la limpieza y mantenimiento de la fachada.

Con el fin de integrar los distintos espacios, se ha diseñado formalmente un zócalo de dos plantas para albergar las empresas con instalaciones más específicas y con necesidades directas de acceso exterior. Este zócalo se parte en dos para permitir el acceso al edificio y al núcleo de comunicación vertical. Encima del basamento se erige un volumen para dar servicio a las empresas con uso administrativo. Entre los dos volúmenes queda un espacio libre donde se ha ubicado los servicios comunes del edificio con acceso a las cubiertas exteriores para integrar el espacio exterior con el interior a la vez que se abre el abanico de usos de esta planta común.

En el diseño del nuevo edificio es necesario subrayar el esfuerzo realizado por el personal de la OTOP en concebir un espacio acorde a las altas exigencias tecnológicas que requiere el parque científico. El proyecto ha obtenido la calificación energética B, esto supone una reducción de emisiones de CO2 durante la vida útil del edifico del 42% con respecto a los actuales edificios de nueva construcción.

El consumo de energía anual se reduce en casi un 50% gracias a que los locales se proyectan para un funcionamiento autónomo de sus instalaciones, a partir de un contador individualizado de sus consumos de agua, electricidad y gas. Pero sobre todo, cabe destacar las medidas tomadas por la OTOP en el diseño del edificio que contemplan entre otras: fachadas y cubiertas de policarbonato de un alto grado de aislamiento y una fuerte inercia térmica para reducir las pérdidas energéticas; sistema de climatización de calificación energética A+ de refrigeración por volumen variable con recuperación; 72 paneles solares que aprovechan la energía del sol para convertirla en electricidad y reducir el consumo eléctrico y la emisión de CO2 a la atmosfera; iluminación basada en hacer llegar la máxima cantidad de luz natural al máximo número de dependencias y pavimentos de gres porcelánico obtenido de material reciclado en un 95%.

El Parque Científico, Tecnológico y Empresarial de la Jaume I, promovido conjuntamente por la UJI y la CEC, inició su actividad en 2005 con la finalidad de crear y acompañar en su crecimiento a empresas innovadoras para fomentar el desarrollo económico de la provincia de Castellón, mediante la interconexión de empresas de base tecnológica.

Espaitec cuenta en la actualidad con un total de 22 empresas trabajando en cinco sectores clave: Tecnologías de la Información y Comunicacion (TIC’s), Sostenibilidad, Salud, Tecnologías de la Producción Industrial y Servicios Avanzados. Los proyectos empresariales vinculados a espaitec se dividen en cuatro tipologías:

-Empresas spin-off y start-up, es decir, proyectos empresariales de reciente creación provenientes del entorno universitario, bien grupos de investigación, ex-alumnos formados en la Jaume I o personal vinculado a la Universitat Jaume I.

-Empresas grow-up o en fase de crecimiento, empresas del parque que han superado la fase de incubación o externas que por su componente científico y tecnológico quieren estar vinculadas al entorno de conocimiento e innovación generado en el Campus de Riu Sec.

-Empresas e’vi (Espacio Virtual de Innovación): empresas que aún no estando físicamente ubicadas en las instalaciones de espaitec, además de disfrutar de una amplia gama de servicios, están conectadas a la UJI y al Sistema de Innovación Global a través de espaitec.

-Proyectos tractores: iniciativas empresariales de alto componente tecnológico que por su envergadura y experiencia tienen la capacidad de atraer a otras, crear sinergias, generar empleo altamente cualificado y colaborar en materia de formación.