UNIVERSIDAD DE ALICANTE

Los agricultores juegan un papel fundamental como garantes del , un que, especialmente en algunos puntos emblemáticos, es fruto de las diversas civilizaciones que lo han ido formado desde hace siglos, según un estudio realizado por el Observatorio de Impacto Ambiental y Territorio de la Universidad de Alicante. “La agricultura merece una valoración no sólo en términos productivistas, sino como generadora de calidad social, ambiental y paisajística”, concluye este análisis.

El estudio dedicado al sector agrícola forma parte del reciente informe de este observatorio sobre percepción social de la problemática ambiental y territorial en el ámbito alicantino, que incluye también otros apartados sobre el mundo empresarial y el ecologismo, y destaca la aportación de los agricultores como “centinelas medioambientales” a escala local y regional.

“Sin embargo, los representantes de las asociaciones de agricultores se quejan de que la juventud no está recogiendo el testigo de las generaciones anteriores y ese esfuerzo que permite el mantenimiento del paisaje penderá de un hilo si los agricultores se transforman en promotores inmobiliarios”, indica Luis Vicente López Llorca, director del Instituto Ramón Margalef de la UA y responsable de la redacción del informe. Por su parte, Antonio Pastor, del mismo instituto y redactor también del informe, advierte de que el paisaje mediterráneo, fundamentalmente agrícola, está en crisis desde mediados del siglo XX, cuando se tecnifica e intensifica la producción de alimentos sustituyendo a prácticas agrarias que permanecían invariables desde hacía siglos. “Se ha cambiado la cantidad por la calidad. El objetivo es vender y vender en vez de buscar el valor añadido”. Ambos destacan que esta pérdida del patrimonio natural es difícilmente recuperable, apuntan a la agricultura ecológica como una alternativa rentable e indican el papel que puede jugar la Universidad aportando su conocimiento sobre los ecosistemas al diseño de estas alternativas..

El Observatorio de Impacto Ambiental y Territorio es un grupo flexible de trabajo de carácter multidisciplinario, promovido por el Instituto Multidisciplinario para el Estudio del Medio “Ramón Margalef” (IMEM). Está preparando un nuevo informe que tratará sobre la economía.

“La renovación generacional no se produce en la agricultura con lo que la edad media de los agricultores está aumentando. Cada vez son más personas mayores las que están haciendo un trabajo para la colectividad soportando y manteniendo nuestro paisaje”, señala el informe del Observatorio. “Nuestra agricultura se encuentra en una situación de crisis. Este hecho actúa como un factor negativo para nuestra economía y sociedad”, añade, resaltando que su mala situación económica ha llevado al sector a la falta de recambio generacional

“Se aprecia desatención económica y política de las autoridades a la agricultura y en especial a los jóvenes agricultores. Esta ruptura con nuestro pasado ha dado paso a construcción masiva en suelos fértiles, perdiéndose la capacidad agrícola de conservar el paisaje. La agricultura ecológica es una alternativa actual a la producción agraria. La globalización y presión del mercado hacen necesario establecer legislación sobre márgenes comerciales que proteja al agricultor. Abundando en lo anterior, la agricultura merece una valoración no sólo en términos productivistas, sino como generadora de calidad social, ambiental y paisajística”, afirma.