UNIVERSITAT JAUME I

del de la Universitat Jaume I de Castellón (UJI), el Grupo LabHuman de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y la Universitat de València (UVEG) han desarrollado una nueva terapia basada en la utilización de dispositivos móviles y para el de pacientes afectados por . Está siendo validada actualmente con un grupo de veinticuatro pacientes por los investigadores de la UJI y la Universidad de les Illes Balears, y cuenta con la colaboración esencial del Servicio de Reumatología del Hospital General de Castellón, dirigido por el doctor Belmonte.

La fibromialgia es un síndrome de dolor crónico y complejo que causa dolores generalizados y un profundo agotamiento, entre otros síntomas. Se trata de un importante problema de salud pública, más común sobre todo entre mujeres adultas, y que produce importantes efectos psicológicos negativos; de hecho, un 35% de los afectados sufren síndromes depresivos y ansiosos.

“Nuestro objetivo es conseguir que las pacientes aprendan estrategias de afrontamiento del dolor alternativas a las que ellas utilizan y que sean adaptativas con el fin de mejorar su estado físico, mental y la calidad de vida”, apunta Beatriz Rey, investigadora del LabHuman de la UPV.

El método desarrollado por los investigadores se compone de tres aplicaciones. La primera de ellas es un sistema de evaluación de aspectos claves en dolor crónico a través de dispositivos móviles. Se basa en una PDA comercial y un dispositivo desarrollado a medida para monitorizar el grado de actividad física (acelerómetros), que por Bluetooth se comunica con la PDA.

En la PDA se ejecuta una aplicación que lanza unas preguntas que la paciente debe contestar tres veces al día: intensidad de dolor (en escala de 0 a 10), intensidad de cansancio (en escala de 0 a 10) y estado de ánimo (de 1 a 7; en este último caso, la aplicación muestra una serie de emoticonos). Las respuestas a cada una de estas tres preguntas se almacenan en la PDA. Cuando el usuario va a la, la PDA se sincroniza con el PC del clínico y los datos se almacenan en un servidor.

Junto a este sistema, han diseñado una nueva versión del sistema de Realidad Virtual EMMA para inducir en las pacientes emociones positivas. “Se realizan sesiones grupales con el psicólogo, utilizando un sistema de proyección en pantalla única”, apunta Azucena García-Palacios, investigadora del Labpsitec de la UJI.

Se trata de sesiones muy guiadas con contenidos seleccionados -textos, sonidos, vídeos, música, imágenes, etc.- para inducir estados de ánimo positivos. El terapeuta está presente durante la sesión y va guiando el desarrollo de la misma. En cada sesión, el sistema ayuda a las pacientes a plantearse un objetivo realizable que deben cumplir antes de la próxima sesión. Para la evaluación del sistema, las pacientes van a tener tres semanas de tratamiento, con dos sesiones por semana.

La terapia se completa con una aplicación de telepsicología (terapia inteligente) mediante dispositivos móviles para que el paciente siga el tratamiento fuera de la consulta del psicólogo, desde su casa, por ejemplo. “La aplicación que se ejecuta en la PDA también permite la visualización de vídeos en la pantalla. Dichos vídeos son fragmentos de sesiones de tratamiento con EMMA, que se utilizan para inducir emociones positivas entre sesiones”, añade Rosa Baños de la UVEG.