UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– En el trabajo, donde colaboran otros tres centros europeos, participan pacientes de 19 hospitales españoles, ingleses, italianos, suecos y alemanes

La Universidad de Navarra, junto con la y otros tres centros europeos, lidera un proyecto para descubrir el origen de la mielodisplasia, una dolencia con predisposición a evolucionar hacia .

En el trabajo participan las profesoras María José Calasanz y Marina García Delgado, del departamento de Genética del centro académico; María José Larráyoz, del Servicio de Análisis Genéticos; y Marta Fernández Mercado, alumna de doctorado que realiza su investigación en ambas universidades. Asimismo, en él se analiza a pacientes de 19 hospitales del norte de España -incluida la Clínica Universidad de Navarra-, Inglaterra, Italia, Suecia y Alemania.

El objetivo del estudio, publicado recientemente en la revista Leukemia, consiste en buscar alteraciones a nivel molecular -mutaciones genéticas, etc.- que permitan el desarrollo de nuevas dianas terapéuticas que proporcionen, además, una herramienta para el seguimiento de la evolución de los pacientes sometidos a un determinado tratamiento.

En la actualidad, según explica la investigadora Marta Fernández Mercado, existen tratamientos muy variados para el conjunto de dolencias que conocemos como “leucemias” y que están causadas por distintas alteraciones. “El problema radica en que ya no podemos clasificarlas únicamente con los sistemas que se basaban en la sintomatología clínica, puesto que en algunos casos los pacientes no manifiestan ninguna alteración que permita hacer útil esta clasificación desde el punto de vista terapéutico, sino que debemos descender a un mayor detalle: al nivel molecular”, aclara.

En este sentido, la futura doctora explica que su grupo de investigación ha confirmado que la presencia de mutaciones en un determinado gen “está asociada con formas más graves de leucemia, lo que hace sospechar una relación entre esas mutaciones y la progresión a la fase más grave de la dolencia. Además, ese gen está relacionado con los mecanismos que regulan la interacción entre los genes y el ambiente que nos rodea. Otro hallazgo que abre nuevas puertas para identificar la enfermedad en su estadío temprano”.

Intercambio de alumnos con la Universidad de Oxford

Dentro del proyecto de colaboración entre las universidades de Navarra y Oxford este verano tendrá lugar el intercambio de algunos alumnos de la Facultad de Ciencias del centro académico. Entre ellos, Esther Recacha y Juan Rubén Ferrer, de 3º y 4º de Biología respectivamente, quienes pasarán entre 6 y 8 semanas en la prestigiosa universidad británica.

Mientras Esther colaborará en el proyecto sobre leucemia, Juan Rubén trabajará en otro grupo en la caracterización de miRNA liberado por exosomas en un tipo de linfoma (cáncer del sistema linfático).