UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Así lo destacó el durante el acto de homenaje al catedrático de la Universidad de Navarra

“Si hay algo que ha distinguido el magisterio de Juan Fornés, como una impronta verdaderamente suya, es que ha sido maestro de humanidad”. Así lo destacó Ángel J. Gómez-Montoro, rector de la Universidad de Navarra, durante el acto académico en honor del catedrático de la Facultad de Derecho, con motivo de su jubilación. “El profesor Juan Fornés ofrece un testimonio vivo de que es posible conciliar la investigación al más alto nivel con una dedicación plena a sus alumnos, discípulos y colegas”, añadió.

En el acto intervinieron distintas personalidades del ámbito académico como la catedrática de la Universidad de Navarra María Blanco, quien subrayó que el homenajeado “es persona de rigor, de pluma ligera y lente vivaz. No hay tilde que se le escape ni errata que se le oculte”. “Ha aprendido, y así lo enseña, que lo primero son las personas. Su interés se centra no sólo en la materia estrictamente científica; siempre llega la pregunta acertada sobre la familia, las propias inquietudes y tantas otras incidencias de la vida cotidiana”.

También participaron el catedrático de Derecho Canónico Eduardo Molano y el catedrático de la Universidad Complutense de Madrid Rafael Navarro Valls. El primero realizó un recorrido académico por la vida de Juan Fornés y señaló algunos rasgos del profesor, “un jurista que analiza exhaustivamente el texto legal, que tiene en cuenta todas las circunstancias del supuesto de hecho, y que no deja nada por examinar”. Por su parte, el secretario general de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España señaló como las dos grandes virtudes del homenajeado “su amor por la sabiduría y su sentido de la amistad”.

Libro honorífico

Finalmente, le tocó el turno al propio Juan Fornés. “En este día, y en este solemne y cordial acto académico, tres ideas -o mejor, sentimientos- pugnan por agolparse más en el corazón que en la cabeza. En primer lugar, gratitud; en segundo término, un sentido de estar en déficit, de no haber sabido estar a la altura de las exigencias propias del completo quehacer universitario; y, por último, el deseo de seguir contando con la comprensión y la ayuda de todos”, resumió. De este modo, agradeció el apoyo prestado y expresó su deseo de “seguir rindiendo, trabajando, en servicio de la comunidad universitaria, en el lugar y ámbito que corresponda”.

Por último, tras el agradecimiento de los decanos de las Facultades de Derecho y Derecho Canónico, el rector le entregó un libro honorífico de más de 1.200 páginas con artículos de expertos en Derecho Eclesiástico del Estado y Derecho Canónico.

Juan Fornés terminó sus estudios de Derecho en la Universidad de Navarra en 1963 y en 1975 obtuvo el doctorado. En 1974 se licenció en Derecho Canónico y en el año 1982 obtuvo el doctorado en ese ámbito por su trabajo “Misterio de la Iglesia y Derecho (Valoración Crítica de la ciencia Canónica Contemporánea)”. Desde el curso 1965-66 impartió clases en la Universidad de Santiago de Compostela y la Universidad de Navarra. También ha ejercido diversos cargos como el de decano de la Facultad de Derecho, consultor del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos desde 1996, entre otros. De sus obras recientes destacan “Consideraciones sobre la Ley Orgánica de Libertad Religiosa de 1980, con sus perspectivas de futuro”, en la Revista General del Derecho Canónico y Derecho Eclesiástico del Estado; o “La personalidad jurídica civil de las prelaturas personales en Iberoamérica”, escrito junto con J. Ferrer Ortiz.