UNIVERSITAT DE VALENCIA

El de la Universitat de València, , ha participado en la I Junta de Gobierno del (), que se ha celebrado esta mañana en el Palau de la . Esteban Morcillo ha acudido a la reunión en representación de la Universitat de Valencia y de la Universidad Polítécnica, ya que Juan Julià, rector de la UPV está participando en el II Encuentro Internacional de Rectores que se celebra en Guadalajara (México).

En la Junta de Gobierno del VSC ha participado, además, Francisco Camps, presidente de la Generalitat Valenciana; Rita Barberá, alcaldesa de Valencia y Alejandro Font de Mora, conseller de Educación de la Generalitat Valenciana, así como la Vicerrectora de Investigación de la Universidad Politécnica de Valencia, Amparo Chiralt; Amparo Camarero, secretaria Autonómica de Universidades; Beatriz Simón, concejala de Innovación del Ayuntamiento de Valencia, Beatriz Simón; Benito Gimeno, profesor de la Facultad de Físicas de la Universitat de València y Vicente Boira, del departamento de comunicación de la Universidad Politécnica de Valencia.

En esta primera reunión, el Consorcio ha acordado que el que la () va a abrir en Valencia, y desde el que se podrán garantizarán el funcionamiento de los componentes de los satélites, entrará en funcionamiento el próximo 28 de junio y tendrá su sede en la Ciudad Politécnica de Valencia.

El laboratorio de efectos de alta potencia en componentes pasivos de radiofrecuencia para satélites contará inicialmente con 46 trabajadores, de los que 29 son investigadores y 5 técnicos de apoyo, que centrarán su labor en garantizar que los componentes de los satélites son aptos para funcionar en el espacio.

El proyecto, que se prevé suponga una inversión de entre 13 y 15 millones de euros en los próximos 5 años e implique la creación de 800 empleos de alta cualificación, también incluye la prestación de servicios de asesoramiento técnico y la realización de estudios para el sector espacial.

En representación de las dos universidades públicas de Valencia, el rector Esteban Morcillo ha resaltado “el papel relevante de los grupos de investigación de ambas Universidades que están directamente implicados en esta iniciativa, cuya excelencia científica y colaboración continuada con la Agencia Espacial Europea ha sido determinante en la decisión de trasladar el citado laboratorio. Esta nueva instalación contará con sendas sedes ubicadas en los campus de las dos Universidades, y dispondrá de todos los medios técnicos necesarios para abordar la caracterización experimental de los efectos de alta potencia que pueden experimentar los componentes de RF y microondas embarcados en las cargas útiles de los próximos satélites”.

Esteban Morcillo ha explicado que “en dicha facilidad experimental se pretende seguir avanzando en el modelado y la caracterización de los citados fenómenos indeseados de alta potencia, que si luego llegan a producirse cuando el satélite está operando puede llegar a degradar o incluso interrumpir sus funcionalidades. Estas investigaciones servirán de referencia para la elaboración de futuras normativas y estándares que deberá seguir la industria del sector espacial, y que enviará sus futuros componentes a este laboratorio de referencia para su verificación práctica. Así pues, es de esperar que con esta iniciativa nuestra ciudad se convierta en un referente en la caracterización de los efectos de alta potencia en componentes espaciales, y atraiga de este modo a investigadores, científicos, ingenieros y tecnólogos de las industrias, agencias y centros de I+D del ámbito espacial”.

La realización de programas de investigación y desarrollo en el campo de la tecnología espacial y el fomento de la formación continúa de profesionales y estudiantes son otras de las actuaciones que pretende desarrollar este centro, que convocará tres becas de nueve meses para ingenieros en comunicaciones de satélites.

El consorcio, que además de por la administración autonómica y local también está participado por la Universitat de València y la Universidad Politécnica de Valencia, ha acordado otras cuestiones como el presupuesto con el que contará el laboratorio el presente ejercicio, que asciende a 1,2 millones de euros. La Generalitat ha aportado 1,1 millones de euros para la puesta en marcha de este proyecto, mientras que la UPV aporta el local y el equipamiento científico técnico valorado en 1,5 millones de euros, la Universitat de València ha proporcionado también locales y equipamiento por 735.000 euros, mientras que el Ayuntamiento se ha comprometido a tener en previsión un terreno para desarrollar un centro específico.