UNIVERSIDAD DE JAÉN

El secretario general de la (), Rafael de Lorenzo, se mostró pesimista sobre el proceso la implantación de la Ley de Promoción de la Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia, más conocida como , por la , la coyuntura y la realidad de cada autonomía.

Rafael de Lorenzo, que ofreció la conferencia de clausura del máster de Dependencia e Igualdad en la Autonomía Personal de la Universidad de Jaén (UJA), situó el actual modelo de dependencia y realizó un análisis crítico sobre dónde se encuentran las debilidades del proceso de implantación de la Ley de Dependencia y qué medidas se pueden tomar en el futuro.

En este sentido, explicó que el modelo que se ha seguido, al no estar acogido al de Seguridad Social, “es ingobernable, ya que en realidad son 18 sistemas de protección muy dispares, heterogéneos y cada uno con un ritmo”. Asimismo, añadió el problema de la financiación, que ya “era difícil antes y ahora con la crisis va a provocar un efecto devastador”. A su juicio, el tercer problema de la Ley de Dependencia es que hace demasiado hincapié en el modelo “prestacional de atención a la dependencia, pero poco a la promoción de la autonomía de las personas, que se integran en la comunidad”.

Por estos tres motivos, Rafael de Lorenzo aseguró que su posición actual es pesimista, “porque la situación económica actual no permite hacer nada, sólo se puede ver qué muebles se pueden salvar del naufragio”. De Lorenzo subrayó que la coyuntura política no permite ningún tipo de pacto, ni de consenso para reformular el modelo, y con los dos partidos mayoritarios que tienen gobiernos autonómicos y que están buscando cómo resolver su problema financiero lo que se está consiguiendo es perjudicar gravemente a los beneficiarios”.

Este ejercicio de análisis le hace tener pocas expectativas y lo que hay que intentar es “preservar lo que se ha conseguido y mejorar aquellos aspectos jurídicos que no tengan consecuencias económicas, porque si las tienen no se podrán hacer”, a la vez que apeló al tiempo, “para que escampe”, con el objetivo de “relanzar el modelo dentro de unos años, cuando cambie el ciclo económico”.

Rafael de Lorenzo estuvo acompañado durante su intervención por el secretario general de la UJA, José Cuesta, y los coordinadores del máster, Manuel Linares Abad y Yolanda de la Fuente Robles.