Al perderse los 9.240, no a la primera cuando había todavía buenas perspectivas, sino a la segunda, el Ibex se vino abajo y muy abajo. Queda muy tocado y no hubo siquiera cierre de cortos sobre el final. La divergencia que se formaba tampoco prosperaba, y van 3 que no lo hacen. La estructura semanal, es horrible. Cerramos por debajode 9.030 pegados al soporte de 8.925 y en una de las situaciones más difíciles que recuerdo últimamente, ya para analizar, ya para tomar decisiones.