UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

Ha confirmado, entre otros, el origen flamenco del tríptico de la iglesia de

El brocado aplicado es una técnica de relieve que sirve para reproducir, con gran realismo, brocados textiles de oro y plata en esculturas y pinturas. El brocado aplicado se compone de una masa de relleno reforzada con una lámina de estaño. Esta técnica se creó en Alemania, en los años 1415-1430, y tuvo gran éxito en aquella época. Fue uno de los estandartes del arte flamenco en los siglos XV y XVI, extendiéndose su uso por toda Europa. En , se ha encontrado el brocado aplicado en seis retablos de madera de las iglesias de Errenteria, , Oñati y Altzaga.

A sabiendas de que dicha técnica ha sido poco estudiada hasta ahora y que igualmente se han realizado pocos trabajos de restauración sobre ella, la Ainhoa Rodríguez ha analizado los retablos mencionados, y los ha caracterizado detalladamente, además de especificar un protocolo de análisis. Su tesis doctoral se titula Análisis y clasificación de los brocados aplicados de los retablos de Guipúzcoa.

A destacar los retablos de Errenteria y de Oñati

Concretamente, las obras analizadas han sido el tríptico de La Asunción-Coronación de la Virgen en la iglesia de la Asunción de Santa María en Errenteria (1505-1510), el tríptico de San Antón en la iglesia de San Pedro de Zumaia (1510-1515), los retablos de La Piedad (1535-1537) y de San Juan Bautista (1530-1555) en la iglesia de San Miguel de Oñati, el retablo de La Santísima Trinidad en el monasterio de Bidaurreta de Oñati (1531-1533) y el retablo de San Miguel en la iglesia de Altzaga (1530-1550).

Con los resultados de los análisis en la mano, la investigadora ha destacado dos de los retablos. Uno es el de la iglesia de Errenteria. Tal y como se sugiere en varias referencias bibliográficas, Rodríguez ha confirmado que el tríptico de la Asunción es de origen flamenco. Al realizar la investigación técnica y de materiales de sus brocados, se ha encontrado con diversas características que no se encuentran en el resto de retablos. En parte por esta razón, ha podido comprobar que el tríptico tiene su origen en Flandes, y, concretamente, en los Países Bajos orientales. Rodríguez ha destacado también el retablo de San Juan Bautista de Oñati. Su policromía actual cubre una policromía anterior, y según algunos expertos, había indicios de brocado aplicado debajo de la nueva policromía. La investigadora ha podido confirmar esta hipótesis.

En cuanto a las características comunes a los seis retablos, Rodríguez ha observado que tienen detalles propios del siglo XVI, en cuanto a material pictórico se refiere. Asimismo, los brocados fueron producidos utilizando un abanico limitado de materiales, pero con una considerable variación en el número de mezclas y disposición de las capas. De esta manera, ha encontrado nuevas combinaciones inéditas en la bibliografía especializada.

Un útil protocolo de análisis

Tras estas conclusiones se halla otra aportación de la tesis, un protocolo de análisis creado por la misma Rodríguez, que, según explica la autora, es aplicable a la investigación de otras técnicas pictóricas.

En primer lugar, ha analizado los retablos in situ y ha realizado un muestreo muy específico. Posteriormente, se ha dedicado a trabajos de laboratorio. Concretamente, ha realizado estratigrafías para caracterizar las capas de dichas muestras e identificar el material utilizado. Para esta labor, se ha ayudado de la combinación de técnicas muy variadas: microscopios ópticos y electrónicos, pruebas de tinción para proteínas y lípidos, espectroscopias, etc. Gracias a esta diversidad de técnicas, Rodríguez ha podido, por una parte, identificar los componentes orgánicos e inorgánicos, y por otra, comparar los resultados obtenidos con cada técnica, para así clasificar los brocados aplicados por tipología, técnica y materiales.

Sobre la autora

Ainhoa Rodríguez López (Donostia-San Sebastián, 1975) es licenciada en , especializada en Conservación y Restauración de Bienes Culturales, y tiene el doctorado europeo en por la UPV/EHU. Ha redactado la tesis bajo la dirección de María Teresa Escohotado Ibor, catedrática de Conservación y Restauración de Bienes Culturales del Departamento de Pintura de la Facultad de de la UPV/EHU; Narayan Khandekar, científico del Instituto Straus de Estudios de Conservación y Técnicos del Museo de Arte de Harvard, en los Estados Unidos; y Fernando Bazeta Gobantes, profesor titular de Conservación y Restauración de Bienes Culturales del Departamento de Pintura de la Facultad de Letras de la UPV/EHU. En la actualidad, Rodríguez trabaja en tareas de investigación con Harvard. Para realizar la tesis, colaboró con los laboratorios del Centro Straus, los del Museo de de Boston, los del Departamento de Investigación Microscópica del Instituto de Patrimonio Cultural de Holanda y los del Servicio de Restauración de la Diputación Foral de Álava.