UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Así lo aseguró Joe McBride, experto en paisajismo urbano de la , con motivo de un que impartió en la Universidad de Navarra

Joe McBride, experto en arquitectura, diseño y ordenación de urbanos en la Universidad de Berkeley (), aseguró que Pamplona posee una calidad y un diseño paisajístico “excelentes, aunque debería generalizarse el uso de y la peatonalización de más calles en el centro, con el objetivo de disminuir los niveles de contaminación”. Así lo afirmó con motivo del curso Urban Forestry que impartió en el Máster en , Paisajes y Gestión de la Universidad de Navarra.

En opinión del especialista -catedrático de la división forestal del departamento de Política Ambiental en el centro norteamericano-, el porcentaje de de la capital navarra ofrece un amplio abanico de parques accesible a todos ciudadanos. “La gente debe vivir a una distancia máxima de 15 minutos andando de un lugar verde de esparcimiento si queremos poseer una ciudad sostenible”, comentó.

Por ello, defendió un crecimiento urbano que no exceda de los 10 niveles de altura: “Con este modelo se pueden diseñar suficientes zonas boscosas, rentabilizar mejor el transporte urbano y las demás infraestructuras y disfrutar de vistas óptimas en la ciudad”.

Respecto a los modos más eficientes de reducir la polución en los centros urbanos, Joe McBride aconsejó la habilitación de más líneas de y de zonas de alquiler. Asimismo, propuso la peatonalización de la mayor parte de las calles céntricas y evitar la poda de los árboles en algunas zonas de modo que se pueda formar una cubierta de copas unidas. “Con estas prácticas desaparecería la mayor parte de la contaminación, absorbida por los árboles, cuya plantación garantiza siempre mejorar la calidad del aire”, recomendó.

Zonas verdes semi-salvajes

Por otro lado, el catedrático norteamericano sugirió ampliar la participación ciudadana en la planificación ambiental, “ya que puede dar lugar a nuevas ideas al tiempo que crea conciencia de comunidad volcada en un proyecto común. En este sentido, resulta fundamental comenzar a considerar el impacto del cambio climático y adecuar a él tanto el diseño como la gestión de los espacios verdes”.

Según McBride, otra medida interesante relacionada con la educación ambiental consiste en mantener zonas verdes semi-salvajes con instalaciones para que los niños puedan descubrir y jugar en lo que podría ser un bosque natural: “Estos lugares son muy importantes para el desarrollo mental y psicomotor de los más pequeños, que podrían desplegar sus habilidades en contacto directo con la naturaleza”.

La participación de McBride en el Máster en Biodiversidad, Paisajes y Gestión Sostenible de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Navarra se engloba dentro del acuerdo de colaboración que mantiene el centro académico con la Universidad de Berkeley para el intercambio de docentes, estudiantes y la colaboración en distintos proyectos de investigación.