UNIVERSIDAD DE ALICANTE

No es fácil acertar con la receta de la innovación, y mucho menos en tiempos de crisis como los actuales. La Universidad de Alicante, a través de su (), ha desarrollado una metodología de formación basada en el Método Harvard, también llamado “Método del Caso”, aplicándola a la y Gestión de la Innovación Tecnológica.

El proyecto, dirigido por D. José Manuel Valero Torres, Técnico Superior de la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación, está financiado por el Plan Nacional de del , y se está desarrollando con bastante éxito gracias a la metodología aplicada, una forma práctica y atractiva de acercarse a la realidad empresarial y de compartir experiencias.

El Método del Caso, fue desarrollado por la Universidad de Harvard hacia 1920 y, actualmente es el método más utilizado en la mayoría de las Escuelas de Negocio como instrumento de formación dentro de sus programas de gestión empresarial.

Para llevar a cabo esta acción formativa, se han elaborado una colección de casos específicos sobre la amplia temática de gestión de la innovación tecnológica como, por ejemplo; las relaciones Centros de Investigación – , la creación de de , la gestión de una cartera de proyectos de I+D+i, creación de un departamento de innovación tecnológica en una empresa etc., con el firme objetivo de conseguir una mayor confianza de los directivos en la innovación tecnológica como fuente de ventajas competitivas para sus empresas. La metodología proporciona una visión de cómo gestionar los proyectos de innovación tecnológica desde una óptica gerencial.

Aprender de la experiencia

El método Harvard prueba ser un acercamiento a la realidad en la que se desenvuelven todos los días los profesionales y particularmente aquellas personas dedicadas a la realidad tan cambiante del mundo de los negocios.

El participante recibe una descripción real de una situación empresarial ante la que debe tomar una decisión. A partir del análisis debe proponer distintas líneas de acción, escoger la que le parezca más oportuna y diseñar un plan realista para su puesta en práctica. Durante el programa, se divide a los participantes en equipos reducidos, en los que contrastan sus conclusiones. Finalmente, tiene lugar la sesión general, dirigida por un profesor que cuida de que la discusión sobre los problemas, las soluciones propuestas y las conclusiones para la puesta en práctica, se lleven con orden y rigor metodológico.

El valor agregado que aporta el método de caso, es el perfil de resolución crítica y acción que tendrán los alumnos al enfrentarse a los negocios en la cotidianidad y que aplicado a la gestión de la innovación tecnológica, permitirá a sus empresas aprovechar las oportunidades de desarrollo que ésta les ofrece.