UNIVERSIDAD DE NAVARRA

del de la Universidad de Navarra han demostrado su utilidad para tratar ciertos defectos del crecimiento y para la regeneración hepática

Científicos del Centro de Investigación Medica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra han modificado genéticamente un virus para poder expresar proteínas de interés terapéutico. “Hace dos años descubrimos mutaciones en el del ‘virus del Bosque de Semliki’ que permitieron replicarlo en células de mamífero sin producir efectos nocivos. Se trata de vectores a los que se eliminaron algunos genes virales para que no puedan propagarse. Ahora hemos utilizado estos vectores para generar líneas celulares estables que producen proteínas terapéuticas a niveles muy elevados”, explica el Dr. Cristian Smerdou, investigador principal del trabajo. Los resultados se han publicado recientemente en la New Biotechnology.

En el estudio los científicos han generado células capaces de producir dos proteínas humanas con propiedades terapéuticas: el factor de crecimiento similar a la insulina I (IGF-I) y la cardiotrofina-1. “El IGF-I se utiliza en la actualidad para el tratamiento de ciertos defectos en el crecimiento. Además, en estudios preclínicos realizados en el CIMA y en un ensayo clínico en el que participó la Clínica de la Universidad de Navarra se ha confirmado que esta proteína puede usarse para tratar la . Por otro lado, estudios preclínicos desarrollados en el CIMA han mostrado que la cardiotrofina I es una molécula muy potente para inducir regeneración hepática. Tendría aplicación en muchas patologías en las que se producen daños graves en el hígado”.

Aumentar la estabilidad

El vector utilizado en el trabajo es un virus poco patogénico para humanos cuyo material genético es una molécula de , mientras que la mayoría de los organismos contiene genomas de . Según el Dr. Smerdou, “en este momento estamos perfeccionando el sistema de expresión para aumentar su estabilidad. El hecho de que se base en un ARN viral hace que teóricamente pueda acumular un cierto número de mutaciones si las células se amplifican en exceso. Por eso pensamos que un sistema más estable podría basarse en un vector similar integrado en el genoma de de la célula”.

El desarrollo de estos sistemas se está realizando en colaboración con la empresa 3P Biopharmaceuticals. El objetivo es producir proteínas con un grado de pureza clínico que permita su utilización en humanos a medio plazo.