Impresionantes movimientos del Ibex sobre las últimas horas de la jornada, con alta volatilidad pero en un ancho no tan amplio, que permitió que el estocástico diario caiga a pesar del avance del precio con hueco sin cerrar. A mediados de la jornada teníamos una sobrecompra espectacular creciente respecto de la marcada ayer, también extrema, y sin embargo lo dicho, la volatilidad de las últimas horas provocó la caída del indicador sin que el precio retroceda, lista y llanamente, asombroso para una vela diaria y a esta altura del rebote.

La vela mensual ya es una de las más impresionantes de la vida del Ibex35 y sin embargo el volumen es inferior al de los últimos 3 meses, por lo que no podemos menos que sospechar. No hay giros no nada, solamente llamamos a la precausión en tanto hay cosas que no cuadran para darle mérito a la subida en el medio plazo. El corto plazo sigue inalterablemente alcista y sin cansarme de decirlo, sorprendente.