UNIVERSITAT JAUME I

El estado actual español se construyó sobre bases que tenían una continuidad del en la cabecera del ejército y la justicia y la se realizó dejando impunes los crímenes masivos del franquismo que deben ser sancionados e investigados. Así lo ha señalado Joan Garcés, abogado y politólogo, ex asesor de los presidentes y François Miterrand, en el curso de verano “República, represión y transición postfranquista: los obstáculos de la memoria histórica” que se celebra en la Llotja del Cànem.

Joan Garcés ha señalado que “la alta magistratura que ha participado de una práctica de impunidad durante el franquismo es la misma que hoy está expulsando al juez Baltazar Garzón” y ha expresado que durante el franquismo “hubo una negación del derecho donde se cometieron crímenes que estaban penados y no se penaban, tales como la represión sistemática generalizada, detenciones ilegales, torturas, ejecuciones y violaciones” y que “la Ley de Amnistía del 77 no es obstáculo para que se investiguen estos crímenes”.

El politólogo ha explicado que “el sistema jurídico español está subordinado al Tribunal Europeo de los Derechos Humanos y es normal que las denuncias de los crímenes del franquismo se debatan en el Tribunal Europeo de Estrasburgo que ya está condenando, por ejemplo, a quienes en Francia en los años 40 perseguían a los antifascistas”. Asimismo, ha considerado que “el Tribunal Supremo debe aplicar la Ley vigente y no podemos razonar hoy en día en función de los elementos de ayer, el derecho hay que ejercerlo en función de la realidad actual”.

Garcés ha explicado que “la transición española comienza mucho antes de la muerte de Franco a partir de la revolución portuguesa de 1974 cuando se acaba con un régimen dictatorial, se enciende la luz de alarma respecto de las potencias que tenían el control del territorio y se produce una adaptación a las circunstancias políticas, económicas y sociales de la Europa del mercado común, políticamente subordinada a una alianza dominada por la potencia americana”. En este sentido, ha considerado que “la transición es liderada por elites políticas dominadas y financiadas por las potencias”.

Finalmente, el conferenciante ha opinado que “en los últimos años se ha hecho un progreso considerable en la ruptura con la impunidad y el silencio” y que “la batalla de los valores en una perspectiva democrática implica afirmar nuestro sistema político sobre la justicia y los derechos”.