Los retos del se vinculan a la innovación constante y al compromiso ético y solidario. Esta ha sido la principal conclusión de la conferencia inaugural del curso de verano “El futuro de los diarios”, que se celebra del 5 al 7 de julio en la Casa Ciurana de Morella, y que ha sido impartida por Josep Maria Casasús de la Universitat Pompeu Fabra. Bajo el título “La larga vida de los diarios: aciertos y errores, Casasús ha asegurado además que los diarios sí tienen futuro, aunque enmarcados en un nuevo sistema y un nuevo modelo de negocio.

Josep Maria Casasús ha distinguido entre el periodismo impreso y el periodismo digital como componentes del sistema actual de los medios de comunicación y ha realizado un repaso de los aciertos y los errores tanto del periodismo impreso como del digital. Así, entre las debilidades del periodismo digital ha subrayado su dependencia del periodismo impreso y de los medios convencionales, la pérdida de profundidad en los contenidos y el hecho de que hoy el periodismo digital deba adaptarse a nuevas funciones enmarcadas en el nuevo sistema.

Entre los aciertos del periodismo impreso y del periodismo digital ha destacado que el periodismo impreso refuerza su influencia en la opinión pública, invierte en nuevos soportes industriales y técnicos, innova con el diseño gráfico aplicado a la prensa y amplia la batería de géneros interpretativos y de opinión. También ha destacado la incorporación de información cada vez más especializada. En cuanto a las fortalezas del periodismo digital ha señalado la actualización permanente de contenidos y la interactividad.

Para Casasús, esta convergencia entre lo digital y el periódico impreso se traduce en que “cualquier persona puede montarse una web o un portal desde el cual dar información, pero lo que distinguirá al periodismo del futuro será el compromiso con los valores éticos y tradicionales de la profesión: la verdad, la libertad, la justicia y la solidaridad”. De este modo, la profesión periodística deberá renovarse cada día con este compromiso ético y solidario.

Finalmente, ha incidido en los retos del periodismo digital entre los que se encuentra la adecuación de las técnicas de redacción a las limitaciones de este nuevo medio, ampliar el volumen de información, innovar en fórmulas para ofrecer información en profundidad y elevar el espíritu crítico de los lectores. Para el periodismo impreso estos retos pasan por intensificar la oferta de opinión y de análisis, avanzar en la comunicación preventiva y no sólo atender a la comunicación de urgencia, ofrecer contenidos especializados, atender a un cambio de métodos de difusión y comercialización de los periódicos e interesar a nuevos segmentos de lectores.