UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

El estudio hecho por se publica en

El hallazgo puede tener importantes repercusiones en el ámbito de las , la y la

Toda comunicación a distancia se basa en que es emitida y absorbida por la . Cuando la es intensa se puede hablar de ondas de radiación electromagnética, cuando ésta es tenue se ingresa al mundo cuántico y tenemos que hablar de partículas de llamadas fotones. Al efectuar una llamada de móvil, por ejemplo, el aparato emisor genera ondas electromagnéticas que al llegar al receptor vuelven a interaccionar con la materia. Este acoplamiento entre la radiación y la materia permite la codificación y decodificación de la información en el emisor y receptor respectivamente, siendo la intensidad del acoplamiento uno de los factores determinantes de la cantidad y calidad de la información transmitida. El equipo del profesor de la UPV/EHU Enrique Solano ha conseguido, en colaboración teórico-experimental entre grupos de España y Alemania, el mayor acoplamiento entre y materia a escala cuántica, es decir, entre fotones y átomos artificiales. Este acoplamiento intenso jamás logrado requiere un modelo teórico y conceptual nuevo y podría tener importantes repercusiones en el mundo de las comunicaciones y los ordenadores cuánticos. El hallazgo se acaba de publicar en la versión online de la revista Nature Physics, en un artículo titulado ‘Circuit quantum electrodynamics in the ultrastrong-coupling regime’ 
(http://www.nature.com/nphys/journal/vaop/ncurrent/abs/nphys1730.html) y se incluirá en un próximo número de la edición impresa.

El grupo de Solano es uno de los líderes mundiales en acoplamiento ultrafuerte entre luz y materia en el régimen cuántico de las microondas y los circuitos superconductores, los cuales manifiestan su comportamiento cuántico al ser llevados cerca del cero absoluto de temperatura. El hallazgo puede cambiar la forma en que se entiende e implementa el intercambio de información cuántica, tanto en comunicaciones como en procesamiento rápido de información. Podría tener aplicaciones para el diseño de radares cuánticos de alta precisión, ordenadores cuánticos y la detección de fotones de microondas.

Enrique Solano es doctor en Física por la Universidad Federal de Río de Janeiro. Tras trabajar en el Instituto Max-Planck de Óptica Cuántica y la Universidad Ludwig-Maximilian de Munich, desarrolla desde 2008 sus investigaciones en el departamento de Química Física de la Facultad de Ciencia y Tecnología gracias al convenio entre la UPV/EHU y la Fundación Ikerbasque. Este es el tercer artículo que en estos dos años ha publicado en revistas de Nature. La base teórica y conceptual de la investigación que se publica ahora ha sido elaborada por Solano, junto con Juan José García Ripoll y David Zueco del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y el experimento se ha llevado a cabo por sus colaboradores en el Instituto Walther-Meissner en , Alemania.