UNIVERSIDAD DE SEVILLA

Este trabajo corrobora la eficacia de la por para el estudio del origen de los

El servicio de datación del Carbono 14 del , en colaboración con la Biblioteca General de la Universidad de Sevilla, ha llevado a cabo, mediante técnicas de radiocarbono, la datación de 10 de los manuscritos más antiguos de los conservados en el edificio del Rectorado.

La Biblioteca General de la Universidad de Sevilla fue creada en 1502 y abierta al público a mediados del siglo XIX, en 1843. Actualmente está ubicada en el Rectorado de la Universidad de Sevilla, antiguo edificio de la Real Fábrica de Tabacos. Los manuscritos se ubican en una habitación con condiciones de temperatura y humedad controladas para su óptima conservación.

Los métodos paleográficos se usan habitualmente para estudiar antiguos manuscritos con el fin de obtener información sobre la fecha de origen de estos objetos. Se basan en el análisis de las grafías y su evolución sobre papiros, pergaminos, y madera, entre otros, permitiendo obtener fechas dentro de un siglo. La importancia de la datación por Carbono 14 reside en que es un método absoluto que permite corroborar los hallazgos de los paleógrafos, teniendo como principal ventaja, desde el punto de vista de conservación de la muestra, el hecho de que causa daños mínimos al objeto de estudio.

Las 10 muestras estudiadas son las primeras “desconocidas” tratadas en el laboratorio de radiocarbono y datadas por el : SARA (Acelerador español para análisis de radionúclidos). Basándose en estudios paleográficos, se estima que pertenecen a los siglos XIV y XV. Para llevar a cabo los estudios se tomaron fragmentos de 50 mg. de las esquinas de los pergaminos y papeles.

Entra las conclusiones que se pueden obtener de los estudios realizados, destacamos la gran concordancia entre los métodos paleográficos y la datación por Carbono 14 a la hora de corroborar fechas, o en algunos casos, decidir entre posibles fechas. Por tanto, la datación por Carbono 14 por AMS es eficaz para el estudio de valiosos manuscritos y los estudios de radiocarbono pueden ser de gran ayuda a la paleografía a la hora de estudiar el origen de éstos. Por último, cabe destacar que el uso de AMS para datación por Carbono 14 es un rápido y preciso instrumento para confirmar estimaciones paleográficas.