En el imaginario popular está muy arraigada la idea de que en algunas campiñas inglesas, y en campos de todo el mundo suelen aparecer misteriosas formaciones que según algunos vendedores de misterios, no tienen explicación. Este mito ha sido alimentado en diversas ocasiones por los medios, ya que los titulares relacionados con extraterrestres venden mucho, y son muy fáciles de escribir.

El origen de este fenómeno se encuentra escondida en el mismísimo nombre: Círculos de Cultivos (Crop Circles). Con sólo ver las complejas formaciones que aparecen en los campos, el último nombre que se les daría, sería “círculo”. Esta palabra viene de las primeras formaciones que aparecieron en los años 80′ en el sur de Inglaterra, que efectivamente eran círculos simples. A medida que pasó el tiempo, comenzaron a aparecer diseños cada vez más complejos, y a extenderse geográficamente hacia todo el mundo.

En 1991, Doug BowerDave Chorley revelaron que habían estado dibujando círculos en los cultivos desde 1978. Comenzaron como una broma, y al ver la reacción de las personas, la broma se fue haciendo irresistiblemente más pesada. Algunos periódicos decían que podía deberse a un nuevo fenómeno meteorológico, como un torbellino o algo así, entonces Doug y Dave comenzaron a realizar figuras con lineas rectas y otras formas para despistar a los expertos y llamar más la atención de los fanáticos de OVNIs. A medida que pasaron los años, y dado el impacto que tuvo en la prensa, fueron perfeccionando las técnicas y pudieron realizar mejores obras de arte. Al mismo tiempo, personas de todo el mundo se dieron cuenta del engaño, y comenzaron a hacer lo suyo en diversos países.

En su momento comenzaron con una tabla y dos cuerdas en los extremos para sostenerla, e ir pisando las plantas progresivamente. Se podían ayudar con cuerdas largas para guiarse realizando círculos o líneas rectas. Con el tiempo, y con la llegada de nuevas tecnologías, fueron incorporando diseños realizados por computadora, guías con punteros láser, cintas de agrónomo, sistemas de posicionamiento GPS, y es posible que hastamagnetrones, dispositivos extraídos de hornos microondas, para calentar y doblar las plantas.

Si bien el misticismo alrededor de los círculos cayó en picada desde 1991, desde diversos lugares se sigue alentando su origen misterioso, y hasta extraterrestre. Uno de los mejores métodos que se utiliza para mantener el misterio, es justamente divulgar los círculos más extraños, abstractos o con un significado oculto y dejar de lado lo más ridículos como el de la hoja de marihuana que ilustra el artículo, o estos otros, en los que se incluyen a la mítica Hello Kitty, los extraterrestres del videojuego de arcade Space Invaders.

En 2001 hubo un brote de fiebre aftosa en Gran Bretaña, un virus que transmite el ganado, así que hubo ciertas advertencias y limitaciones para circular por el campo. Algunos granjeros afirmaban a la BBC que en esa temporada hubo una gran merma de círculos. O los artistas alienígenas miran nuestra televisión, y temieron contagiarse, o se trataba de seres humanos.

Otros datos que suelen pasarse por alto es que existe un grupo de expertos y fanáticos llamados Circle Makers (hacedores de círculos), que se encargan de salir al campo todos los años e innovar con nuevos diseños. Algunos de los trabajos más destacables han sido para Greenpeace México que querían promocionar sus campañas en contra del cultivo de cereales transgénicos, y para la banda de rock Korn, de más de 200 metros. En su página web tienen un portafolio con muchos más proyectos.

Si a pesar de todas las fotografías de personas haciendo círculos, quedan dudas de que estas obras puedan ser realizadas por los seres humanos, aquí hay un vídeo tomado por una cámara nocturna durante la realización de un ejemplar.


Una vez más, el nivel de misteriosidad depende de la intención con la que se divulgue el suceso. Desde luego que no todos los hacedores de círculos filman el proceso, así que nunca vamos a saber con exactitud cómo se hizo cada uno en particular. Pero sí sabemos que es posible hacerlos en algunas horas y con herramientas relativamente simples. Así que no tenemos ninguna necesidad de inventar civilizaciones extraterrestres de artistas, que si bien serían interesantes, no tenemos ninguna prueba de su existencia. Igualmente es una realidad que muchos artistas parecen extraterrestres.

En otra ocasión un carpintero explicaba y demostraba cómo podía mover enormes bloques de varias toneladas con tecnología de la época egipcia, sin ayuda de grúas espaciales. Y desde Alerta Pseudociencias analizamos el abuso que realizan algunos himbestigadores de OVNIs sobre fotografías de gaviotas.

Hay un artículo muy interesante sobre este tema en el blog Magonia.