Pocas veces visto -la última vez no la recuerdo-, el que tengamos dos huecos intradía que no se cierren y de la entidad de los de hoy. Primero ha sido el dato de peticiones de subsidio de paro semanales a las 14.30 y a las 16 el índice de la FED de Philadelphia. Ambos muestran problemas en las bases del consumo y la producción.

Por lo tanto ya estamos desde hace mucho tiempo observando algunos datos postivos de vez en cuando, que solo son producto de la distorsión que provocaron las ayudas estatales. Esas que recibieron los bancos casi gratis para comprar bonos y no dar crédito al consumo y la producción, por lo que obviamente volvemos a ver problemas en los sectores donde no se volcó nada.

Ahora bien, ayer esperábamos la vuelta para hoy y la tuvimos. No sin antes comenzar a dudar de del hecho de porqué superábamos los 10.454. Luego de mucha debilidad, los alcistas vieron la posibilidad de sacarse papel con la superación de esa cota y distribuir arriba. Posteriormente, un tema técnico, había que caer y los datos han venido como anillo al dedo. No esperábamos esta virulencia para caer, pero la onda a la baja es inapelable. Ahora dudamos incluso de la viabilidad de los 9.800 como un nivel para encontrar el rebote, en tanto a este que tuvimos esta semana finalmente lo tuvimos algo más grande de lo que suponíamos, llegando al 50% de retroceso y por ende confirmamos que vimos una onda 2, por lo que queda es una onda 3 a la baja, que hoy empieza.

El se encontraba en los 10.258 al cerrar el Ibex en subasta, que nos deja la sensación de que mañana habrá un hueco a la baja.