UNIVERSITAT JAUME I

La división farmacéutica de la empresa y el grupo de y de la Universitat Jaume I han evaluado las posibles aplicaciones de una serie de compuestos de rutenio para su futuro empleo en el tratamiento de como el .

El estudio, publicado recientemente en la prestigiosa Zebrafish, ha concluido que el compuesto de rutenio empleado tiene la capacidad de actuar como neuroprotector o antitumoral dependiendo de la concentración con la que se aplique. De modo que, en dosis bajas, el compuesto actúa como antioxidante impidiendo el deterioro de las células, por lo que, podría emplearse para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson. Mientras que en altas concentraciones, este compuesto puede convertirse en una sustancia tóxica que provoque la muerte selectiva de células enfermas y, por tanto, es un buen candidato para el diseño de fármacos .

La investigación en las aplicaciones biomédicas de este tipo de compuestos es relativamente reciente, por lo que la Universitat Jaume I se sitúa a la vanguardia de este nuevo campo de estudio gracias a la colaboración de la empresa granadina. Los resultados ya se han presentado en varios congresos científicos, en concreto, en el congreso europeo 6th Zebrafish Genetics And Developmental Meeting celebrado en Roma y en la XXXII Reunión Bienal de la que tuvo lugar en Oviedo en 2009.

En cuanto al desarrollo del proyecto, los compuestos se obtuvieron mediante procedimientos de síntesis desarrollados por el grupo de investigación de la UJI, dirigido por el profesor Eduardo Peris. La empresa Neuron BPh, por su parte, se encargó de los ensayos in vitro. Posteriormente, la empresa granadina comprobó la seguridad de los compuestos obtenidos en su Plataforma de Toxicología para garantizar su inocuidad. Para ello, empleó un modelo animal cada vez más utilizado en la demostración de la seguridad de los fármacos: el embrión de pez cebra.

El grupo de Química Organometálica y Catálisis Homogénea ha podido llevar a cabo esta investigación gracias a las subvenciones recibidas por parte del Ministerio de Educación y la Fundación Bancaixa-UJI. El equipo que ha participado en este estudio está formado por la estudiante de doctorado Amparo Prades, la doctora Macarena Poyatos y el profesor titular del área de Química Inorgánica Eduardo Peris. El grupo de investigación posee una amplia experiencia en el diseño, síntesis y caracterización de compuestos organometálicos y constituye el grupo de la Universitat Jaume I que más citas posee, según la base de datos ISI web of science.

Neuron BPh, por su parte, ha participado en el proyecto con fondos propios de la empresa y con personal adscrito a su División BioPharma, en concreto con su director, el valenciano Javier S. Burgos, y los doctores Juan Alfaro, María del Carmen Ramos y Jorge Ripoll como personal técnico. La misión de la empresa se centra en el descubrimiento de fármacos y nutracéuticos para la prevención y el tratamiento de las enfermedades neurodegenerativas, y en particular de la enfermedad de Alzheimer y, adicionalmente, ofrecer servicios biotecnológicos para empresas farmacéuticas, químicas, agroalimentarias y del sector de los biocombustibles.

El proyecto que surgió a partir de una colaboración del director de la División BioPharma con los catedráticos de la UJI Eduardo Peris (Departamento de Química Inorgánica y Orgánica) y Aurelio Gómez (Departamento de Ciencias Agrarias y del Medio Natural), ha permitido establecer un marco de trabajo estable entre la UJI y la empresa. Actualmente se encuentran en conversaciones para concretar un nuevo proyecto de investigación que permita valorizar más investigaciones del grupo del profesor Peris en el campo de la biomedicina.