UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA

Isidoro Monje Gil ha abordado en su las relaciones hispano-francesas durante el primer semestre del año 1936, el periodo previo al estallido de la

02/09/2010. El primer semestre de 1936 fue un momento crítico en las relaciones bilaterales entre España y Francia, el país con el que la República española mantenía un mayor vínculo debido a la similitud de regímenes e ideologías de ambos gobiernos, inspirados en el Frente Popular.

Este periodo, durante el que se configuran las causas y factores que dieron origen al estallido de la Guerra Civil, ha sido el objeto de estudio de la tesis realizada por Isidoro Monje Gil, dirigida por el profesor de la Universidad de Extremadura, Enrique Moradiellos García, calificada con . En este contexto, la relación con Francia se perfila como la actuación política más importante del gobierno frentepopulista español.

Abandono francés y británico

La investigación demuestra que el gobierno frentepopulista francés desechó la idea inicial de auxiliar a la República española frene a la sublevación insurgente, ante el temor de ser abandonado por su aliado británico y originar un conflicto civil interno que rompiera la coalición de gobierno que acabada de formar.

Isidoro Monje Gil señala en su trabajo que esta política de apaciguamiento británica, resignadamente aceptada por los franceses, se mostró como una estrategia diplomática para evitar el conflicto europeo generalizado con las potencias nazi-fascistas, “sin embargo, lo que para los británicos constituía una doctrina político estratégica consecuentemente ejercitada, para los franceses se reveló como una verdadera manifestación de debilidad”. Así, se impuso un embargo de armas colectivo a sabiendas de que estaba siendo saboteado sistemáticamente por Italia y Alemania, que suministraban al bando franquista.

La ayuda solicitada por la República estaba en consonancia con el derecho internacional que autorizaba el socorro a un gobierno legalmente constituido, sorprendido por una rebelión. Además, existía un acuerdo comercial con Francia que incluía una cláusula secreta para abastecer de material militar a España. Por ello, la política de no intervención de Francia creó desigualdades en los apoyos recibidos por uno y otro bando en conflicto, ya que privó al régimen republicano de su derecho legal como gobierno legítimo de procurarse armas. “El gobierno republicano español quedó maniatado estratégica y tácticamente por la propuesta franco-británico” apunta Monje.

El investigador concluye que “con esta política de no intervención, las democracias en gran medida sacrificaron a la República española. Los líderes democráticos se engañaron a sí mismos infravalorando la importancia de las ideologías”.

Para la elaboración de la tesis, Isidoro Monje ha consultado el Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación español, el Archivo Histórico Nacional, el Archivo General de la Administración que se encuentra en y la Biblioteca Nacional de Madrid. Durante la investigación, también ha acudido a fuentes francesas como el Archivo Diplomático del Ministerio de Asuntos Exteriores de Quai d´Orsay de París y su anexo en la ciudad de Nantes.