UNIVERSIDAD DE DE COMPOSTELA

El hallazgo identifica nuevas dianas para el tratamiento de alteraciones de la y la

de Santiago y acaban de publicar en , una de las revistas de mayor impacto en el campo de la Biomedicina y la de mayor prestigio e impacto en Medicina Experimental, un trabajo –‘Hypothalamic AMPK and fatty acid metabolism mediate thyroid regulation of energy balance‘- que abre una nueva área de estudio en el campo de la regulación de la masa corporal y la obesidad.

La investigación descubre un nuevo mecanismo por el cual las hormonas tiroideas regulan la masa corporal a la vez que identifica nuevas dianas para el tratamiento de alteraciones de la masa corporal y la obesidad.

Las hormonas tiroideas son importantes reguladores del balance energético y de la masa corporal además de regular la temperatura estimulando un tipo especial de grasa denominada tejido adiposo pardo. Aunque tradicionalmente se ha considerado que en humanos el tejido adiposo pardo era únicamente significativo en recién nacidos, datos obtenidos en el último año ponen de manifiesto su gran relevancia en la modulación de la masa corporal también en adultos.

Los pacientes con elevados niveles de hormonas tiroideas, una patología conocida como hipertiroidismo, se caracterizan por su delgadez a pesar de presentar una elevada ingesta como consecuencia de un incremento del gasto energético que hasta la fecha se le atribuía a la acción directa de dichas hormonas sobre tejidos periféricos.

El hipotálamo

El grupo de investigación de Miguel López y Carlos Diéguez, de la Universidad de Santiago de Compostela-Instituto de Investigación Sanitaria y el Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (), en colaboración con el grupo de Antonio Vidal-Puig, de la (UK), ha descubierto un novedoso mecanismo mediante el cual las hormonas tiroideas regulan ese balance energético actuando en una zona del , el hipotálamo, especializada en la regulación endocrina, la ingesta y la masa corporal.

Los investigadores han demostrado que las hormonas tiroideas modulan el metabolismo lipídico (de las grasas) en el hipotálamo y como consecuencia de este efecto se estimula la actividad de los nervios (sistema nervioso simpático) que inervan el tejido adiposo pardo, en donde se incrementa la expresión de genes implicados en la producción de calor corporal. En concreto, las acciones en el ámbito hipotalámico están medidas por la kinasa regulada por AMP (AMPK; del inglés, AMP-activated protein kinase).

Facilitar

La relevancia patofisiológica de este nuevo mecanismo queda demostrada por el hecho de que es posible actuar en el hipotálamo mediante métodos farmacológicos o genéticos y revertir así los efectos nocivos del hipertiroidismo sobre el peso corporal.

Los resultados sugieren que este mecanismo hipotalámico podría ser utilizado para activar el tejido adiposo pardo e inducir la pérdida de peso. Además, se proporcionan nuevas dianas terapeúticas para el tratamiento de enfermedades asociadas a disminución masiva del peso corporal.