UNIVERSIDAD DE GRANADA

– Todos ellos pertenecen al Departamento de Prehistoria y Arqueología y han formado parte del proyecto “Primeras ocupaciones humanas del Pleistoceno inferior de la cuenca de Guadix-Baza (, Granada)”, que dirige el arqueólogo Robert Sala

Un grupo formado por 7 de la Universidad de Granada ha participado activamente en las arqueológicas de Orce, que acaban de finalizar. Se trata de científicos del Departamento de Prehistoria y Arqueología, que han formado parte del proyecto “Primeras ocupaciones humanas del Pleistoceno inferior de la cuenca de Guadix-Baza (Orce, Granada)”, dirigido por el paleontólogo Robert Sala. En este proyecto también participa el departamento de Estratigrafía y Paleontología de la UGR.

Alonso Morilla, Ramón Torrente Casado y Juan Manuel Jiménez Arenas son los tres investigadores de la UGR que, junto a varios alumnos del Máster de Arqueología que se imparte en esta institución, -Myriam Liboy, Beatriz Molina y Milessa Ortiz (Puerto Rico), Elena Cappai y Margherita Demontis (ambas de Italia) han participado en los trabajos de campo de Orce desde que se iniciaran el pasado 20 de agosto.

Alonso Morilla es doctorando del Departamento de Prehistoria y Arqueología, y en la actualidad está realizando una tesis sobre aplicaciones de SIG en la modelización del paisaje de la cuenca de Guadix-Baza. En este proyecto se encarga de la Arqueología prehistórica del yacimiento Fuente Nueva 3 de Orce.
Por su parte, Ramón Torrente Casado leerá, en breve, un trabajo de Máster sobre el yacimiento de Cúllar-Baza 1, en el que aplica novedosas técnicas de tratamiento de imágenes al estudio de yacimientos arqueológicos.

Trabajo de la UGR

Juan Manuel Jiménez Arenas disfruta de un contrato de reincorporación del Plan Propio de la UGR. Realizó su tesis sobre las inferencias paleobiológicas y filogenéticas que se pueden establecer a partir del estudio del cráneo de los hominidos fósiles. En este proyecto es uno de los antropólogos y es miembro, asimismo, del Instituto de la Paz y los Conflictos de la UGR.

Tras la fase de excavación, ahora toca el turno del trabajo de laboratorio, en el que se analizarán los miles de restos hallados en el paraje de Orce, que corresponden a huesos de mamíferos, algunos de ellos consumidos por los humanos, y artefactos líticos que confirman la temprana ocupación por parte de los homínidos en esta zona hace más de 1,3 millones de años. Así, uno de los principales objetivos que se persigue es la caracterización del rol ecológico que jugaron nuestros antepasados.

Las excavaciones del yacimiento de Orce han sido dirigidas por el Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES), con el respaldo del Centro de Investigación Nacional sobre la Evolución Humana, el Museo Arqueológico de Granada, el Museum National d’Histoire Naturelle de Paris, la Università di Firenze, y las universidades de Málaga y Granada.