UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID

Durante el “Encuentro + q. disciplina académica”, expertos, profesores, y estudiantes, reflexionan sobre un nuevo régimen disciplinario de la universidad ante el .

La realidad universitaria y el Espacio Europeo de Superior precisan de un nuevo sistema de convivencia y relación entre los estudiantes y el profesorado, así como de un cambio en el régimen disciplinario.

Por este motivo, la Universidad Politécnica de Madrid, en colaboración con la , ha organizado el Encuentro “+ética q. disciplina académica”, en el que se combinan dos elementos imprescindibles, en “una institución que fomenta y se dedica a la generación de conocimiento, a través del estudio”, explicó su rector, Javier Uceda.

Durante la inauguración, intervinieron Juan José Moreno, director general de Política Universitaria del Ministerio de Educación, Daniel Pastor, presidente de la (AEDUN), y Juan Manuel del Valle, jefe del Gabinete de Asesoría Jurídica de la UPM y organizador de este encuentro.

El régimen de disciplina académica sigue recogido en el Decreto de 8 de septiembre de 1954, anterior al régimen constitucional. “La sociedad de aquella época no tiene nada que ver con la del año 2010”, por ello, subrayó Uceda, “hay que construir un nuevo escenario de comportamiento basado en códigos éticos”.

El rector recordó que “ser ético no tiene que ver con las normas, sino con el conocimiento” y, concluyó que “hay cosas que uno no puede hacer y otras que sí tiene que hacer”.

Este encuentro, explicó su director Juan Manuel del Valle, es imprescindible para “atajar y encontrar soluciones a la problemática de la disciplina”, un sistema coactivo que está evolucionando. Para avanzar, añadió, hay que “establecer un nuevo sistema de convivencia” y “fortalecer la relación de entendimiento en la Educación Superior”.

El estudiante, protagonista de la educación

Durante la jornada, Juan José Moreno, director general de Política Universitaria del Ministerio de Educación, reflexionó sobre “la perdida de algunos valores” y “cuya involucra a toda la sociedad”. Por eso, “la educación es la mejor política social”.

Además, destacó la transformación valiente” que experimenta la universidad en su adaptación del ”. En este nuevo contexto se producen cambios en el modelo de aprendizaje, en el que el estudiante es “el protagonista del proceso educativo” y los profesores “están comprometidos y son motivadores de conocimiento”.

En este sentido, Daniel Pastor, presidente AEDUN, se planteó cuáles son los horizontes éticos en la nueva educación superior. Una enseñanza en la que “desaparece la tarima, la pizarra e incluso el profesor” y se convierte en virtual.