UNIVERSIDAD DE ALICANTE

El archivo audiovisual del Taller de Imagen de la Universidad de Alicante con grabaciones de contenido científico y tecnológico empieza a tener un valor histórico. Los miles de horas acumuladas durante los más de veinte años de existencia de esta unidad, actualmente integrada en la Fundación General de la UA, incluyen fondos a los que el paso del tiempo hace cada vez más valiosos.

Grabaciones institucionales aparte, lo componen alrededor de 6.000 horas de material sobrante o descartado de los varios cientos de documentales, series o reportajes científicos o de divulgación que, a lo largo de 22 años, han ido realizando los equipos profesionales del Taller de Imagen en muy distintas partes del mundo. Según explica José Antonio Moya, técnico del Taller, la mayoría, unas 4.000 horas, tienen un carácter arqueológico o medioambiental en áreas marítimas. “Por término medio hay que grabar 20 veces la duración que vaya a tener el proyecto final, pero en cuando las circunstancias son especialmente complicadas – por ejemplo, en la Antártida- puede llegarse a multiplicar por 80 el tiempo de filmación necesario”.

Por ejemplo, entrevistas realizadas hace unos quince años a un científico de Illinois descubridor de un principio activo que hoy ha dado lugar a un fármaco antitumoral cuyo lanzamiento ha tenido resonancia mundial o filmaciones de artes pesqueras en trance de desaparición, como la pesca “a la moruna”, son ya, y cada año lo serán en mayor medida, testimonios histórico de importante significado. Otras aportan también un valor antropológico, como las efectuadas en campamentos de refugiados del Sahara con destino al documental “Hijos de la arena”, para cuyos 20 minutos de duración se realizaron 40 horas de grabación.

A lo largo de su trayectoria, el Taller de Imagen, bien proponiendo proyectos a iniciativa propia o participando en convocatorias por lo general de organismos de titularidad pública, ha realizado numerosos documentales, algunos con gran éxito de difusión, incluso internacional. El punto de partida ha sido con frecuencia convocatorias de tipo científico, como la serie Cota 0, cuyo capítulo piloto fue financiado por la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología. Las grabaciones se han realizado en diversos continentes (Africa, Europa, América, la Antártida…) y también en toda la geografía española. Por ejemplo, los fondos de filmaciones del litoral español han dado origen a una web recientemente premiada que, bajo el nombre Mar de España, ofrece un recorrido audiovisual por cien lugares de todas las costas españolas.

Para preservar todo este material, algunas de cuyas cintas analógicas tienen ya más de 20 años de existencia y están expuestas al deterioro, el Taller está realizando su conversión a formato digital.

En las fotos, imágenes tomadas en en 2001 documentando un trabajo de prospección de 10 zonas arqueológicas, que dieron origen al documental titulado “Los naufragios de Anatolia”.