UNIVERSITAT DE VALENCIA

La “Spadari, cronista visual”, que organiza el Patronat Martínez Guerricabeitia de la , presenta la producción más representativa del artista italiano Giangiacomo Spadari (1938-1997) a través de más de una veintena de sus obras, traídas desde Italia ex profeso para esta muestra. La exposición de este artista puede visitarse en la Sala Martínez Guerricabeitia del Centre Cultural La Nau de la Universitat de València del 27 de octubre al 30 de enero de 2011.
“Spadari, cronista visual” se enmarca en “Encuentros”, la línea expositiva a través de la que el pretende dar a conocer las obras de pintores presentes en la colección. Las anteriores ediciones, ya recuperaron, por orden cronológico, a Martín Caballero, Sergio Sarri, Antoni Miró, Darío Villalba, Julián Pacheco y Anzo.

Esta exposición es una de las muestras más ambiciosas de este curso para el Patronato Martínez Guerricabeitia, porque no se ha realizado con los fondos de la colección sino que ha requerido la localización y el traslado de obras desde Italia.

Esta muestra antológica, comisariada por Mireia Sánchez Barrachina, desea rendir un merecido homenaje a quien fuera una de las personalidades más características de la escena artística italiana contemporánea. Cabe recordar que desde su fallecimiento –hace más de una década-, no se ha llevado a cabo ninguna exposición personal en el extranjero; muy a pesar del excelente currículum expositivo que tuvo en vida fuera de las fronteras italianas.

“El legado de dicho artista precisaba de una investigación profunda que proporcionase una nueva perspectiva formulada desde la actualidad, una mirada nueva que aportase claves diferentes a su obra. Pues una de las singularidades de su producción es que se trata de un pintor de historia, en donde la representación de los acontecimientos no es mostrada de manera crítica sino cronística”, señala Sanchez Barrachina de una singularidad que en su época fue entendendida como “realismo socialista, calificativo que aunque el artista siempre rechazó, le supuso una cierta censura”.

Sin embargo sus telas, según la comisaria, “deben ser valoradas especialmente por su aportación documental, como así demuestran las múltiples citaciones que podemos encontrar a la historia y la cultura universal de los años 60 y 70.”

A medio camino entre la corriente neofigurativa y el pop-art, los lienzos de Spadari, de técnica sencilla, basada en la solarización y posterior proyección de la imagen sobre la tela, consiguen cautivar al espectador por la plasticidad y el colorido estrepitoso que muestran sus obras.

Los protagonistas de sus obras parecen querer reclamar algo; cada uno de un lugar, cada uno de un momento determinado de la historia. Pero todos identificables por el individuo del siglo XXI, pues los conflictos sociales mostrados por Spadari resultan ante todo globales, al ver que esas mismas historias se han ido repitiendo una y otra vez a lo largo de la historia universal.

En la muestra se pueden contemplar dos de las obras de este artista, propiedad de la colección que Jesús Martínez Guerricabeitia y Carmen García Merchante donaron a la Universitat en 1999. Así, por ejemplo, en La Escalinata de Odessa, Spadari transforma en pintura una escena de la famosa película de Eisenstein y se apropia de la imagen cinematográfica para convertirla en emblema revolucionario. En Construcciones, el artista se vuelve a inspirar en los medios audiovisuales, en concreto en una foto soviética aparecida en la portada de la revista La URSS en construction, de 1949, en la que aparece Lenin. Además de diversas obras expuestas por primera vez al público.

Como viene siendo habitual en muchas de las exposiciones del Patronato, la exposición “Spadari, cronista visual” está patrocinada por el Banco Santander y cuenta con la colaboración de Heineken España y Catalunya Caixa. Además como el Patronato Martínez Guerricabeitia desde su creación en 1989 tiene como finalidad fomentar y difundir la actividad creativa con un carácter pedagógico, la exposición estará acompañada de un taller, que cuenta con el patrocinio de la Conselleria de Cultura, y de visitas guiadas.