Volvió a ser un día que no nos deja nada al cierre. En los últimos segundos de la subasta subieron al Ibex para que no pueda cerrar debajo de los 10.847 (mínimos del jueves), con lo que no se confirma el martillo invertido de ayer.

El volumen, muy bajo para ser un día de vencimientos. Por otra parte, no puede decirse que se hayan superado resistencias. Se sigue estirando el elástico hacia arriba, pero “ay dios” cuando lo suelten, porque lo soltarán desde ahí arriba (sea donde sea).

El mercado hoy estuvo tambaleante porque Bernanke no dijo nada que no se supiera o se diera por hecho y mencionó la palabra deflación, no “baja inflación” como era el antiguo discurso. Como ayer le escuche decir a un experto, están manejando el día a día, no hay un verdadero plan y la situación es extremadamente compleja para las autoridades monetarias estadounidenses.

Posteriormente, los datos del día tampoco ofrecieron dirección. No quedó una estructura intradía que a simple vista ofrezca algun resquicio por lo que tendremos que evaluarla detenidamente. Ampliando la mirada, lo mismo que dije hoy. Nos parecía que podríamos ir nuevamente a 10.980 y seguirá en pie esa idea, salvo que los americanos dejen hoy un giro claro, lo que al cierre del Ibex no aparece como algo definido ni mucho menos. Están comportándose como todas estas últimas jornadas y esto se va a defnir en la última hora.

El mercado pide más droga y cada vez más cantidad. En algún momento se encontrará gravemente enfermo por la artificialidad del remedio, que no provoca más empleo, ni más consumo, ni reactiva el crédito porque nadie se endeuda en un contexto de posible deflación aunque la tasa de interés sea cero. No hace falta explicárselo al consumidor americano con el precio de la vivienda todavía cayendo y un escándalo inmobiliario en ciernes que es de lo que todos están hablando y puede paralizar el sector. “Foreclouser” es la palabra, recuérdenla.

Este último problema está empezando a pesar en el mercado o pesará en algún momento. No puede esconderse como algo de poca entidad porque es un problema muy grave que no deja despegar a un sector que tradicionalmente ha encabezado las recuperaciones económicas siempre. Casualmente, siempre, menos esta vez. Por lo tanto, es probable que esa supuesta recuperación de la que nos informarn los medios adictos, no sea tal y solo se trate de marketing, para que haya movimiento, se generen comisiones y los se mantengan quienes viven de ellas, es decir, los grandes de Wall Street.

Buen fin de semana.