UNIVERSIDAD DE NAVARRA

Un estudio conjunto entre las Universidades de Navarra y demuestra la eficacia de este patrón en aquellas personas que tienen tendencia a engordar

Según demuestra un estudio elaborado por las Universidades de Navarra y Harvard, seguir un patrón de dieta mediterráneo frena el que se produce habitualmente con la edad.

El trabajo, resultado de la investigación del Dr. Juan José Beunza en Harvard School of Public Health gracias a una beca de La Caixa, acaba de publicarse en una de las revistas de mayor impacto en Nutrición: .

En concreto, la investigación liderada por el Dr. Juan José Beunza, enmarcada en la Red PREDIMED, consistió en el seguimiento de 10.376 voluntarios participantes en el SUN (). Durante seis años se comparó el cambio de peso en los graduados universitarios que seguían fielmente el modelo tradicional de y en quienes no lo hacían.

“De este modo encontramos que, en varones, los primeros aumentaban menos su peso -128 gramos por año de media- que quienes no llevaban una dieta mediterránea, que engordaban más del doble, 287 gramos por año”, explica el Dr. Beunza. El efecto fue menos marcado en mujeres: “Los datos en el sexo femenino apuntaban a un incremento de 242 gramos por año si seguían una dieta mediterránea frente a 300 gramos por año si no lo hacían”.

Asimismo, fue muy relevante la disminución en el aumento de peso de aquellas personas que ya tendían a engordar: “Los participantes que habían subido más de 3 kilos durante los cinco años anteriores al inicio del estudio engordaron 48 gramos por año con una dieta mediterránea y 261 gramos si optaron por otro tipo de alimentación, tanto mujeres como hombres”.

En este sentido, el Dr. Beunza advierte que a pesar de que las cifras parezcan pequeñas, “si las proyectamos a largo plazo, por ejemplo a 20 años, suponen diferencias importantes desde el punto de vista clínico en el control del peso corporal”.

Subir el peso con la edad no es “normal”

Respecto a la idea de que resulta normal aumentar de peso con la edad, el autor principal confirma que se trata de una falsa creencia: “La realidad es que el patrón de dieta mediterráneo hace más lenta la subida de peso que se sufre habitualmente con la edad, pero esta subida de peso no debe considerarse normal”.
Además, este análisis puede suponer una herramienta eficaz para frenar el avance preocupante de la obesidad, que ya tiene una altísima prevalencia en los países desarrollados, “donde es una importante causa de enfermedad y mortalidad, y que parece resistente a cualquier esfuerzo que hagamos desde el campo de la ”, subraya el Dr. Beunza.

Por otra parte, la Dra. Estefanía Toledo, coautora del trabajo, destaca el papel de España como país privilegiado para abordar el problema de la obesidad: “El gran número de personas que siguen este patrón dietético en nuestro país ofrece una información muy valiosa sobre el patrón de dieta mediterráneo, cosa que no sucede ni en EE.UU. ni en el norte de Europa”.

Se trata de un trabajo financiado por el para el y la Red PREDIMED (Alimentación Saludable en la Prevención Primaria de Enfermedades Crónicas), en el que también han participado Frank Hu -de Harvard School of Public Health-; Miguel Ángel Martínez-González, director del departamento de y Salud Pública de la Universidad de Navarra; y la , entre otros.