UNIVERSIDAD DE CÁDIZ

Esta iniciativa se engloba dentro de los cambios puestos en marcha por las instituciones panameñas relacionados con la ampliación del canal

Diseñar un plan de revisión integral de los planes de estudios en especialidades marítimas impartidos por la Universidad Marítima Internacional de Panamá (UMIP), con el fin de adaptarlos a los requerimientos internacionales para cubrir las necesidades de la República panameña, ha sido el principal objetivo del proyecto que ha desarrollado a lo largo de seis meses el grupo de investigación TEP-188 Desarrollo del sector marítimo, que dirige el profesor Francisco J. Montero.

Un proyecto que nace “a petición de las propias autoridades de Panamá, quienes nos solicitaron revisar las carreras y programas de estudios que en la actualidad ofertaban en su Universidad para adaptarlas a las nuevas necesidades del sector marítimo en Panamá”, como explica el profesor Montero, y es que no podemos olvidar que este país posee la flota de mayor tonelaje de registro del mundo, además de que su canal está actualmente sumergido en un proceso de ampliación en el que participan importantes empresas, muchas de ellas españolas.

De hecho, “la ampliación del canal va a suponer una serie de transformaciones importantes en el país y, dentro de ellas, se encuentra tener unos estudios marítimos preparados y adecuados a los cambios estructurales tan importantes que se está cometiendo en Panamá”. Se ha realizado un plan de revisión y modernización de los estudios de la Universidad Marítima Internacional panameña, donde se han analizado las carreras existentes, sus estructuras, la adecuación a la normativa internacional de las mismas y el perfil del profesorado, entre otros aspectos. Asimismo, la UCA ha mantenido un estrecho contacto con las autoridades del canal para revisar sus necesidades en materia de nuevas especialidades de formación. Es decir, “hemos alcanzado un diagnóstico claro de qué es lo que había y cómo esto podía ser mejorado para cumplir con las nuevas necesidades del país”.

Ante ello, el responsable del grupo TEP-188 afirma que “hemos conseguido elaborar una detallada propuesta de modernización de los , incluyendo un diseño de nuevas carreras, su incorporación en las facultades y la estructura completa de formación”. De esta forma, y en base a este trabajo, la Universidad Marítima Internacional de Panamá, que en la actualidad posee tres facultades, contará a partir de enero de 2011 con cuatro: la facultad de Ciencias Náuticas, la facultad de Transporte Marítimo, la facultad de Ciencias del Mar y la facultad de Ingeniería Civil Marítima.

Asimismo, el profesor Montero añade que se ha propuesto “la creación de nuevas carreras como la Ingeniería canalera o la Ingeniería Ambiental Marítima, ya que no podemos pasar por alto que por el renovado y ampliado canal de Panamá van a transitar buques de mucho más porte con riesgos de contaminación, no sólo marina sino también atmosférica, por emisiones de gases, sin olvidar el impacto de las obras que se están haciendo en este mismo momento”.

Los investigadores UCA han detallado los programas de cada una de las carreras propuestas con los aspectos más novedosos en materia de formación, además de cuidar la convergencia con el denominado Plan Bolonia de la Unión Europea, a fin de que los futuros egresados puedan optar a convalidar sus estudios en estas universidades y acceder a los posgrados en Europa de forma directa. Un trabajo que ya ha sido respaldado tanto por el Ministerio de Educación panameño como por el Consejo Rector de Universidades de Panamá.

En enero de 2011 se tiene previsto implantar el primer curso de estas nuevas carreras y planes de estudio para que, en cuatro años, los títulos actuales sean sustituidos por los nuevos logrando el cambio total en 2014.

Es importante destacar que “a efectos prácticos los panameños van a notar estos cambios en el hecho de que se va a producir reducción de costos notoria” porque formar a un profesional de Panamá en alguna de estas carreras en Estados Unidos (como se estaba haciendo hasta ahora) supone un mínimo de cuatro años de inversión importante, “casi siempre a través de un programa de becas que mayoritariamente soporta el Instituto de Formación de Recursos Humanos del Gobierno o en algunos casos la familia de los alumnos; tener profesionales que se pueden formar en el país hace que los gastos se reduzcan de forma extraordinaria y eso será positivo para todos”.

Tras este proyecto, el equipo que encabeza el profesor Francisco J. Montero ya se encuentra trabajando en otras dos iniciativas: la primera, centrada en establecer un plan de formación y especialización continua del profesorado y, la segunda, en el desarrollo de un plan de contingencias contra daños de contaminación producidas por buques.

Debe destacarse que el doctor Montero lleva más de 20 años de trabajo con el sector marítimo de Panamá y durante siete años (1988-1994) fue director de Proyectos de la Organización Marítima Internacional (OMI) de Naciones Unidas en dicho país y posteriormente; desde la UCA ha dirigido de forma continua proyectos de cooperación marítima en toda Centroamérica y el Caribe.