UNIVERSIDAD DE GRANADA

– Los primeros resultados de este análisis pormernorizado han sido publicados en un artículo en la Phytochemistry

Pepinos, aguacates, ajos, cebollas, zanahorias… así hasta completar la carta de y verduras más consumidas en Andalucía. En total, 26 registros. El objetivo de un grupo de investigación de la Universidad de Granada dirigido por Alberto Fernández y Antonio Segura es conocer al detalle -y con vistas a la elaboración de futuros códigos nutricionales- todos los compuestos bioactivos posibles de esta nómina alimentaria. Como punto de partida, los expertos ya conocen el repertorio terapéutico de un buen número de vegetales. Así, de la uva se puede destacar su alto contenido en polifenoles (antioxidantes), mientras que el betacaroteno de la zanahoria es efectivo para la regeneración celular, informa Andalucía Innova.

Sin embargo, los primeros resultados de este análisis pormernorizado no se han hecho esperar y los expertos ya han firmado un artículo en la revista Phytochemistry -Metabolite profiling and quantification of phenolic compounds in methanol extracts of tomato fruit- en el que a través de técnicas de espectrometría de masas, han descubierto 135 compuestos beneficiosos, de los que 21 “son nuevos”. Los más abundantes, los fenólicos, según señala el trabajo. “Estas sustancias atraen la atención de productores y consumidores debido a su actividad antioxidante y propiedades alimenticias”, aclaran los autores del estudio.
Reducir el riesgo

“El consumo de tomates y productos derivados del tomate se ha asociado con una reducción en el riesgo de contraer algunos tipos de y otras enfermedades crónicas. Estas propiedades beneficiosas pueden atribuirse a la presencia de metabolitos clave y las interacciones entre ellos”, subrayan en el trabajo.

Los expertos han desarrollado y validado un método analítico para determinar las características integrales de los metabolitos -en el extracto de - de tres variedades de tomate: Daniela, Raf y Rambo.