UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Los expertos que participaron en el VIII Congreso de de la Universidad de Navarra analizaron los fenómenos que dominan el sector

y Zara, las dos mayores cadenas textiles del mundo, marcaron el rumbo de la industria de la moda con la reciente apertura de sus tiendas virtuales. Y entre quienes seguirán sus pasos destaca el diseñador español Felipe Varela, según anunció su socio Jacob Varela durante su intervención en el : “Construir la cultura: diseño, tendencias y consumo”.

“En un mes o mes y medio verá la luz una gran tienda online de esta marca”, dijo. Según algunos datos del Instituto Español de Estadísticas, más de 1.700.000 personas compraron ropa o material deportivo a través de tiendas online en 2009. Además, el 36% de los europeos se declara dispuesto a adquirir productos a través de esta vía.

Jacob Varela se refirió también al impacto que produce sobre la marca el hecho de que la luzca sus prendas. “Doña Letizia es una grandísima embajadora de Felipe Varela. Sin duda, para una marca no hay mejor puerta de entrada a cualquier mercado que vestir a una persona con repercusión internacional. Para nosotros es un privilegio y un honor poder trabajar con ella como con tantos y tantas clientas”.

La calle como laboratorio

Los expertos que intervinieron en este congreso, que registró más de 200 asistentes, coincidieron también en la importancia de la observación de las tendencias sociales para crear productos de moda.

“Ya no son sólo los diseñadores y las marcas los que definen las tendencias. La calle se ha convertido en un maravilloso laboratorio, demostrando el alto índice que tienen los individuos de a pie para crear, combinar e imaginar “looks” de forma inesperada y muy creativa”, afirmó Belén Torregrosa, experta que asesora a empresas en la creación y diseño de producto acordes con las tendencias emergentes y que participó en la mesa redonda “Comunicar las tendencias”.

“Observando las tendencias de distintas partes del mundo”, dijo Belén Torregrosa, “analizando y comparando la forma en que personas de distintos puntos del mundo interpretan y “viven” la moda acorde a su vida cotidiana y el entorno en el que viven, podemos extraer información interesante sobre los gustos y preferencias de los consumidores”.