UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

El artículo aparece hoy miércoles en la prestigiosa

Un estudio dirigido por Ángel M. Carrión, profesor de la Universidad Pablo de Olavide, subraya la implicación de factores epigenéticos en los procesos de y . El trabajo, publicado hoy en la prestigiosa revista “The Journal of Neuroscience”, apunta a la importancia de una modificación sobre la histona H1 en células del hipocampo de cara a la expresión de genes implicados en el almacenamiento de información (formación de memorias). Este hallazgo supone un punto de control más en cuanto a los mecanismos moleculares del aprendizaje y , aportando una nueva perspectiva a este complejo fenómeno.

De manera resumida, los factores epigenéticos se encargan de regular el momento y la cantidad de expresión de los genes a través de modificaciones a nivel del y de proteínas asociadas. Dentro de este campo, el grupo de investigación, compuesto por científicos de la UPO y del (), centro mixto del , , Universidad de Sevilla y la Olavide, ha analizado la modificación conocida como Poly[ADP]-Ribosylation sobre la histona H1, componente de una familia de proteínas cuya función es compactar el y minimizarlo para que entre en el núcleo de la célula.

Los resultados obtenidos en este trabajo centrado en el hipocampo, estructura cerebral encargada de integrar y codificar la información, muestran el modo en que la modificación epigenética analizada permite que la histona H1 descondense parcialmente la hebra de ADN, de manera que se puedan expresar los genes que permiten la codificación del aprendizaje y, por tanto, el almacenaje de la información dentro del sistema nervioso. “Cuando el ADN está compactado no puede expresarse y generar proteínas, es necesario que la hebra se abra parcialmente, lo que permitirá la expresión de genes relacionados con el almacenamiento de la información aprendida”, señala el responsable del proyecto.

Tras este trabajo, los investigadores están profundizando en otros factores epigenéticos que puedan influir sobre los procesos de aprendizaje y memoria. “Existen distintos tipos de marcas epigenéticas, esta es sólo una de ellas, y vamos a intentar conocer más sobre cómo se hablan entre ellas, de qué modo interactúan y se coordinan entre sí en este proceso tan complejo como es el almacenamiento de información”, señala Ángel M. Carrión.

Esta investigación está financiada por la , la Junta de Andalucía, el Instituto de Salud Carlos III, la Fundación Progreso y Salud y la .