UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

Enrique Alvarez Guerra recogió el premio durante la celebración del XIII Congreso Nacional de

Durante la celebración del XIII Congreso Nacional de Ingeniería Química, que tuvo lugar en Madrid la pasada semana, se hizo entrega del “I premio Responsible Care al mejor proyecto de fin carrera en Ingeniería Química” al alumno de la Universidad de Cantabria Enrique Alvarez Guerra. La primera edición de este premio, ha recaído, en la categoría de Tecnología, en este alumno de Ingeniería Química, por su titulado “Modelado y análisis de ciclo de vida del tratamiento de aguas residuales mediante el proceso de oxidación electroquímica asistida con ”. El proyecto premiado ha sido dirigido por los profesores Rubén Aldaco y Antonio Domínguez, miembros del grupo DePro que dirige el profesor Ángel Irabien en el Departamento de Ingeniería Química de la UC.

Estos premios promovidos por la Federación Española de Ingenieros Químicos (FEIQ), con la colaboración de la Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Química (CODDIQ), y el patrocinio de la Federación de Empresarios de la Industria Química Española (), tienen por objeto reconocer, incentivar y promover la realización del Proyecto Final de Carrera en Ingeniería Química en las distintas Universidades Españolas, de acuerdo a los principios del Programa Responsable Care, una iniciativa global y voluntaria de la industria química cuyo objetivo es lograr que las empresas, en el desarrollo de sus actividades, mejoren continuamente la Seguridad, la Protección de la Salud y el Medio Ambiente de acuerdo a los principios del Desarrollo Sostenible.

El proyecto fin de carrera de Alvarez Guerra se ha desarrollado en el marco del proyecto Sostaqua: Desarrollos tecnológicos hacia un Ciclo Urbano del Agua Autosostenible (www.sostaqua.com), liderado por Aguas de Barcelona y subvencionado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial. El trabajo estudia la integración de energías renovables (energía solar fotovoltaica) con procesos de oxidación electroquímica para descontaminar aguas residuales. La innovación consiste en integrar la tecnología solar fotovoltaica mediante conexión directa a un reactor electroquímico. Así, en el proyecto premiado se realizó el modelado tanto del proceso de descontaminación como de generación de energía eléctrica mediante módulos solares fotovoltaicos, aplicado a distintos contaminantes y a diferentes escalas (laboratorio y piloto). El modelo permite conocer el tamaño de los equipos principales (área de módulos y de electrodo), lo cual a su vez posibilita la estimación del perfil medioambiental mediante Análisis de Ciclo de Vida así como la evaluación económica.

Junto con el trabajo de Enrique Álvarez también fue distinguido el proyecto, en la categoría de “”, titulado “Producción de biodiésel a partir de microalgas”, realizado por la alumna Celia Rodrigo Ruiz de la Universidad de Salamanca. Ambos premios, están dotados con 1000 euros cada uno.